Mucho tiempo atrás, cuando Ronda Rousey no era la más famosa peleadora de UFC y la mujer que más dinero gana en la disciplina, estaba una joven que peleaba en las calles de Los Ángeles en contra de hombres.

Rousey dio detalles, a través de un documental de Sports Illustrated, de cómo ganaba dinero para poder comprar frappuccinos con su mejor amiga.

“Yo y mi amiga Jackie, luego de salir de la escuela, caminábamos por la plaza, y Jackie era como mi Paul Heyman (anunciador de las peleas de la WWE), gritaba a cualquier hombre que pasaba frente a nosotros: ‘Te apuesto a que esta chica te puede vencer por $10 dólares’. Y luego algunos chicos decían: ‘Claro, como crees, yo tomo la apuesta’.

“Lo que hacía era tirarlo al suelo, y a veces era una llave al brazo o a veces lo trataba de estrangular hasta que dijera que se rendía, tomábamos su dinero y nos íbamos a comprar Frappuccinos (sonrisas)”, recordó Rousey.

Los años pasaron y Rousey se convirtió en la mejor peleadora de Artes Marciales Mixtas y la que más dinero gana en el deporte. Sin duda, ya no necesita pelear en las calles de L.A. para comprar un café.

“Esas fueron mis primeras peleas profesionales”, bromeó Rousey. “Peleábamos por frappuccinos”.


Notas Destacadas