T.J. Dillashaw actualmente cumple una suspensión de dos años por haber dado positivo por eritropoyetina (abreviada “EPO”) en una prueba recolectada dentro de competición antes de su pelea titular ante Henry Cejudo en la estelar del UFC on ESPN +1.

Como resultado de la sanción de 24 meses, Dillashaw renunció voluntariamente a su cinturón Peso Gallo – mismo que ahora está en posesión de Cejudo -, pero a pesar de no constar ni siquiera en el ranking, ha mencionado que se la ofrecido la oportunidad de recuperarlo cuando vuelva al octágono.

“Me dijeron que iba a recibir una oportunidad titular cuando regrese, pero eso no significa nada. Cometí una equivocación, pero si fuera mi elección, sería una pelea por el título o ante alguien que esté dentro del top 5 para probar que merezco una oportunidad titular”, le dijo el ex-campeón a MMA Junkie. “Creo que eso haría sentido. Espero que me tiren a los perros. Si no puedo obtener una oportunidad titular, quiero alguien del top 5 para recuperar mi título. No estoy aquí para perder el tiempo. Quiero mi título de vuelta. Sigue siendo mío. Estaré listo”.

Dillashaw no especifica quién le hizo tal promesa o cuándo, pero ofrecer peleas titulares a peleadores que han sido suspendidos por USADA no es nuevo para la UFC.

Luego de salir positivo tras su pelea con Mark Hunt en el UFC 200, la UFC estuvo trabajando para concretar una pelea que vería a Brock Lesnar desafiar a Daniel Cormier por la correa Peso Completa.

La contienda nunca se concretó porque Lesnar se retiró del deporte para firmar un nuevo contrato con la WWE.

Dillashaw volverá a ser elegible para competir a partir del 21 de enero del 2021.


Notas Destacadas