Si algo probó su fulminante derrota a manos de Anthony Johnson en el evento estelar del UFC Fight Night Hamburgo es que los días de gloria de Mauricio “Shogun” Rua han acabado.

Campeón de la división de las 185 libras de la UFC por casi dos años y con un respetable recorrido en Japón que lo hicieron uno de los nombres más reconocidos de la ahora extinta Pride, “Shogun”, de 39 años de edad, ha hecho lo suficiente para ser recordados como uno de los mejores artistas marciales en la historia del deporte, y es por eso que su familia le ha pedido que cuelgue sus guantes.

Sin embargo, “Shogun”, quien esperaba recibir una oportunidad titular si derrotaba a Johnson, espera cumplir con las 3 peleas que restan en su contrato antes de pensar en su futuro. Charlando con MMA Fighting, el número 11 del ranking reveló que su esposa y su madre son las que han estado intentando convencerlo de anticipar su retiro:

“Sí. Todo el tiempo. Siempre me piden eso, pero me entienden. Pelear es mi trabajo, mi carrera y mi pasión, por lo que hay mucho en juego. Me detendré cuando vea que es tiempo adecuado de detenerme”.

A pesar de haber perdido en menos de dos minutos ante “Lionheart”, “Shogun” quiere regresar lo antes posible al octágono. Asimismo, cree que el hecho de no haber peleado por 16 meses pudo haber afectado su desempeño en aquella pelea:

“No es una excusa, pero estaba un poco falto de ritmo, sin distancia, y eso me hirió un poco. Pero Anthony tiene todo el mérito. Me encuentro realmente molesto. Planeo terminar mi contrato con la UFC, me quedan tres peleas y cuando acabe, tomaré un descanso y discutiré con mi familia y mi equipo para ver qué hago”.