Aaron Pico pasó de ser nombrado como el “mejor prospecto en la historia del MMA” sin haber siquiera debutado como profesional, ha ser noqueado seguidamente y haber tenido un 2019 para el olvido; sin embargo, y tras su victoria por nocaut de este sábado en Bellator 238, Pico inicio un 2020 con el pie derecho.

Pico se tomó el primer round tranquilamente, para luego encajar, el ya patentado hook de izquierda, en el mentón de Daniel Carey y así llevarse la victoria. El peleador de 23 años, dijo en una entrevista post combate, que el desempeño se lo debe a su equipo, Jackason Wink MMA.

“Esto se siente muy bien. Honestamente, me siento muy humilde. Fue un 2019 muy duro, fue realmente duro, dije muchas cosas locas. Mi familia me escuchó y me desahogue harto. Esto se lo tengo que dar a mis entrenadores en Jackson Wink, ellos me trajeron y gastaron mucho tiempo en mi. Ellos estuvieron todos los días de la semana para ayudarme”

“No tengo nada más que buenas palabras para decirle a Greg Jackson, Brandon Gibson, Mike Winkeljohn, Roberto Tussa, y todos mis compañeros. Hay muy buenos tipos ahí que me ayudaron. Solo me siento muy, muy humilde, y muy, muy feliz. Solo puedo decir eso”.

A pesar de lograr una victoria con un nocaut brutal, Pico siente que no está en la posición para retar a nadie.

“No estoy en la posición para retar a nadie, honestamente. Es una gran victoria para mi, es una gran victoria para mi equipo; pero no estoy en la posición para desafiar a nadie. Ojala pudiera”.

“Hay muchos con los que me gustaría pelear, pero eso se lo dejaré a mis managers y a Bellator. Como dije, cuando logre hacerme con victorias, haré cuenta con quién quiero pelear y esas cosas. Por ahora, solo seguiré mejorando día a día”.