Considerado uno de los mejores prospectos de las MMA, la derrota de Aaron Pico en el pasado Bellator 214 fue casi tan sorpresiva como el nocaut de Fedor Emelianenko en 34 segundos a manos de Ryan Bader.

Pico, un condecorado luchador, hizo su debut como profesional en la organización a mediados del 2017 y, a pesar de perder su primera pelea, mostró una buena evolución al ganar sus próximas cuatro presentaciones, finalizando todas en el primer asalto.

Al borde de una oportunidad titular, Pico co-estalarizó el Bellator 214. A pesar de tener la pelea casi asegurada cuando dejó sentido a su rival de esa noche, Henry Corrales, éste sobrevivió y revirtió las cosas con un derechazo para concederle a Pico su segunda derrota como profesional, la primera por nocaut.

Al día siguiente, Pico rompió el silencio para hablar de lo que hizo mal y de paso agradecer a sus fans por el apoyo brindado:

“Fue difícil la noche de ayer (sábado). Tuve un gran campamento y me sentí genial en la jaula. Conecté algunos golpes y me sobre-emocioné por la finalización. Cometí un error de principiante y debí haber ejecutado mi wrestling. Todo es un proceso de aprendizaje y la experiencia vendrá con el tiempo. Hasta entonces, seguiremos mejorando y yendo para delante. Gracias a todos mis fans, amigos y familia por su apoyo contínuo”.