Finalmente el combate que todos esperábamos se diera, ocurrirá en UFC 251. Fueron meses de especulaciones y negociaciones fallidas entre los sectores Usman Y Masvidal que sepultaron un eventual combate entre ellos. Sin embargo, hoy contamos con el main event que se esperaba desde un principio y con el condimento especial que ambos tomaron la pelea con una semana de antelación y que se dará en la controversial Fight Island. El desglose del combate, a continuación:

El campeón

Kamaru Usman lleva siete años invicto y le tomó cuatro años llegar a la cima de la división welter de UFC. De lo ya redundante que se puede decir de Usman, se puede decir que es un peleador con un gran nivel de lucha, fuerte físicamente, capaz de aguantar cinco rounds y que no se le puede subestimar el poder que tiene en las manos. En lo que hoy me enfocaré será principalmente en dos virtudes que ha demostrado en los últimos dos combates que sostuvo .

Disciplina

Cuando Usman peleó con Woodley una de las grandes interrogantes era como el iba a lidiar con las manos rápidas, letales y explosivas del ex campeón. Al igual que Rory Mcdonald, Usman usó la estrategia de neutralizar la contra de Woodley, que se repliega a la reja para explotar cuando es presionado, mediante los clinchs, golpes largos y la tentativa del derribo. En aquella pelea el nigeriano, aparte de lucir dominante, demostró ser disciplinado y metódico. Cada situación fue dominada por Usman sin caer en el «exceso» o las ganas de llevarse la corona contundentemente. Lo más acelerado que se mostró, fue en un momento donde arrinconó a Woodley y descargó una metralleta de golpes para luego caer en el mismo clinch y trabajo de reja. Un estilo de pelea así no atrae a la fanaticada y mucho menos significa acaparar expectación, pero hace lo más importante en una pelea de cinturón: Ganar.

IQ y Metódico

Al ver esta semana nuevamente la pelea contra Colby Covington, en su primera defensa de título, pude interpretar algo que no lo había hecho la primera vez que la vi. Para todos, incluyéndome (antes), Usman peleó de «tú a tú» contra el norteamericano para dañarlo (por todo lo que habló) o demostrar que podía pelear de pie. Pero viendo la pelea nuevamente se puede llegar a entender que el plan de pelea fue el correcto, ya que de otra forma, le hubiese dado la oportunidad a Colby para que ganara. Colby es un peleador que apela a la intensidad y el «caos» para ganar. Esto quiere decir intercambios de golpes frenéticos, intentos de derribos uno tras otro, e iniciativa incesante; lo cual le era exitoso para derribar y marcar puntos. ¿Como parar un pelea así?, pues mediante la tranquilidad. Lo que Usman hizo fue golpear contundentemente a Colby y obligarlo a bajar el ritmo. De esa forma logró aminorar las acciones de Colby, desmoralizarlo, y encontrar los golpes necesarios (junto con las fallas en la guardia de este) para terminarlo. Peleadores que logran aquel control pueden tomar decisiones más fáciles para lograr ganar.

El campeón más cabrón

He sido uno de los tantos que ha disfrutado la resurrección de Masvidal desde el año pasado. Esto ha venido desde toda su propuesta de marketing hasta su desempeño en los últimos tres combates. Despojándose un poco del encanto y siendo crítico, hasta majadero, de los tres nocauts que logró dos de ellos fueron «fáciles» y uno fue realmente logrado por su técnica y habilidades contra un peligroso adversario. De todo este nuevo proceso que se puede ver a Masvidal es que hoy posee una convicción total de lo que puede hacer y lograr.

No quiero caer en un grueso análisis de lo que Gamebred puede hacer, porque ya es conocido: Tiene un buen muay thai mezclado con los fundamentos del boxeo cubano (de manos limpias y angulares), un excelente cabeceo y salidas de púgil, y una lucha y capacidad física infravalorada por muchos. El tema central de este análisis de Masvidal es para exponer el punto central de la «resurrección», y que es que hoy tiene dominio casi total de todo lo que hace y debe hacer. Me refiero que para Masvidal, y en la etapa de su carrera en la que está, ya no existe ni trancas técnicas, ni dudas, para saltar en los primeros cinco segundos con una rodilla voladora frente a un luchador o ir al intercambio con un peleador mucho más grande. A Darren Till lo tomó como una sesión de sparring más; de ahí su risa cuando casi es noqueado por el ingles o en muchos intercambios. Si fallaba el rodillazo volador que le aplicó estaba dispuesto a luchar contra un ex luchador invicto en el MMA, y contra Nate se propuso a ser golpeado y disfrutar de intercambios que fácilmente hubiese evitado. El punto central del actual «StreetJesus»es que hoy disfruta plenamente pelear, sin el temor a los puntos en contra y con la convicción de 16 años en el juego que puede ganar de cualquier forma. El dilema eventual es que ¿Podrá pelear de esa forma por el título más importante de su carrera?

Pronóstico

Seré uno más de la mayoría que estará apoyando a Masvidal este sábado; sin embargo, no se puede pasar por alto la capacidad que tiene Usman. Ambos entran a esta pelea con una semana de antelación, pero no me cabe duda que ambos ya entrenaron o dedicaron tiempo para idear planes para enfrentar al otro. Creo eso si, que hoy Masvidal está en una etapa de mejora general, para si mismo, más que en un enfoque para cada rival como lo está Usman. «La Pesadilla Nigeriana» es un peleador que no dudará en hacer una pelea más efectiva que vistosa para llevarse la victoria, es más, así lo declaró en una última entrevista. No así «Gamebred», que puede estar más tentativo a pelear de la forma en la que lo ha llevado a ser el peleador más popular en la actualidad.

No creo que Jorge vaya demasiado agresivo contra un Usman que ya debe estar predispuesto a aquello. La madurez del cubano me hace intuir que partirá reservado para explotar cuando vea las entradas que Usman le dé. Por su parte Kamaru será metódico y buscará frustrar a Masvidal con el repertorio que tiene, y que está abierto a usar. Algo así como cuando Caín Velasquez le anticipó lo que le haría a JDS: «Cuando creas que te boxearé, te lucharé; cuando creas que te lucharé, te boxearé».

Solo puedo decir que algo me hace estar objetivamente un 60% para Usman y un 40% con Masvidal o también que la sangre me hace tirar hacia «Gamebred», pero la mente hacia «The Nigerian Nightmare».


Notas Destacadas