bellator 177 eduardo dantas leandro higo
Crédito de la imágen: Bellator MMA

El título de peso gallo no estaba en juego en Bellator 177, pero el campeón Eduardo Dantas peleó como si lo estuviera. A través de los tres rounds del pausado encuentro, Dantas mantuvo una distancia extrema y presionó lo justo y necesario, buscando puntos de manera lenta y extremadamente cauta. Su rival Leandro Higo, por su parte, no sólo fue incapaz de encontrar su ritmo y superar el alcance de Dantas para su ofensiva, también se mostró tanto o más pausado que el campeón. Finalmente los jueces marcaron una decisión dividida, cuestionable la tarjeta disidente, a favor de Dantas mientras los fanáticos expresaban su descontento.

Daniel Weichel se llevó la decisión dividida tras un duro y muy parejo encuentro con John Teixeira. Teixeira sacó ventaja temprano y pareció a punto de poner fin a la pelea, aturdiendo severamente a su rival con una derecha y presionando durante todo el primer round, pero no fue capaz de concretar el nocaut. Desde el segundo asalto, Weichel empezó a sacar ventaja gracias a su dureza, cardio y capacidad de encontrar duros contragolpes, y “Drake” finalmente encontró su ritmo y atacó con fiereza durante los últimos cinco minutos para ganarse el favor de los jueces.

El éxito de John Teixeira en el primer round marcó la pelea.

Lena Ovchynnikova se llevó el triunfo por nocaut técnico al inicio del tercer asalto, cuando Helen Harper no pudo responder a la campana. Harper se había llevado el primer asalto de manera dominante, derribando rápidamente a su oponente, logrando la montada completa y amenazando múltiples sumisiones. “Hunter”, sin embargo, pudo escapar y ponerse de pie, donde empezó a sacar ventaja. El segundo asalto fue para Ovchynnikova, que evitó los derribos y llovió golpes precisos y potentes a la distancia para castigar a su rival. Harper se vió cada vez más dañada y finalmente no pudo seguir peleando.

El local Adam Borics abrió la cartelera con una alegría para la tribuna, una victoria sobre Anthony Taylor mediante mataleones en cuatro minutos con 12 segundos. A pesar de una desventaja de altura y alcance, la agresión de Taylor le permitió dejar a su rival en la lona una vez y abrir un corte sobre su ceja. La técnica de Borics a la hora de aprovechar la distancia, sin embargo, ganó la pelea. Precisión en el striking permitió a Borics aturdir a su Taylor mientras este intentaba presionar, y tras esto el húngaro saltó a la espalda de su rival y cerró la sumisión.