darrion caldwell leandro higo bellator 195
Crédito: Bellator MMA

Lo que al entonces campeón Eduardo Dantas le tomó tres asaltos y el aval de los jueces, Darrion Caldwell concretó en uno en la estelar de Bellator 195. “The Wolf”, el lobo, acechó a su rival Leandro Higo en un inicio que parecía lento, con unas pocas patadas a las piernas para medir la distancia, pero entonces llegó una rápida izquierda y detrás el derribo que inmediatamente puso al brasileño en la lona. Higo se recuperó de su primer tropezón, pero no pudo evitar que Caldwell lo llevara de nuevo a la lona y cerrara una guillotina que finalizó la pelea a los dos minutos con 36 segundos.

En una pelea por relevancia dentro de la cima de los pesos gallo, Joe Taimanglo superó al veterano Joe Warren por decisión dividida. Warren mostró la dureza y persistencia que lo caracterizan junto con sus habilidades de lucha, y pudo controlar trechos de la pelea mediante sus derribos. “Baby Joe”, por su parte, impuso respeto e hizo su mella con su duro striking, superando claramente a su oponente en potencia, precisión y variedad en combinaciones, y pudo detener los derribos suficientes y escapar de la lona lo justo para anotar la victoria.

Kristina Williams pudo anotar la decisión dividida sobre Emily Ducote en su segunda pelea como profesional. Crédito a Ducote, que se mostró dura y trabajó para superar una desventaja en tamaño y alcance, logrando poco éxito en el striking pero imponiendo su voluntad con derribos, control y una armbar que casi finalizó la pelea en el tercer round. Williams sacó ventaja de sus dotes físicas y trabajó para mantener la distancia, sin embargo, conectando combinaciones de golpes largos y cortando los avances de Ducote con duras patadas.

Juan Archuleta venció a William Joplin por dominante decisión unánime en la apertura, con tarjetas de 30-26, 30-24, 30-23. De pie Joplin logró llevar un poco su ritmo y conectó algunas duras derechas, pero incluso así absorbió castigo y no pudo imponerse. Y cuando llegó el momento del grappling, la defensa de derribos de Joplin falló totalmente. Archuleta consiguió derribos a voluntad y con autoridad y controló en la lona y contra la jaula, acumulando ground and pound a través de los tres asaltos y estando a punto de finalizar mediante un ahorque D’Arce en el tercero.