bellator 201 ilima-lei macfarlane alejandra lara
Crédito: Dave Mandel/USA Today Sports

Alejandra Lara no hizo mal papel en su segunda pelea en Bellator, compitiendo por el título de las 125 libras en la estelar de Bellator 201. “Azul” se mostró más confiada de pie que su rival y manejó bien la presión, pasando la mayoría del primer asalto en la posición superior en la lona. Pero la clave es que Lara tuvo que defenderse de las sumisiones de la campeona Ilima-Lei Macfarlane en todo momento. La hawaiana controló el segundo asalto en la lona y logró otro derribo y de allí el armbar final en el tercer round. Lara apretó los dientes, se defendió e hizo todo lo que pudo para escapar, pero terminó tapeando a los tres minutos con 55 segundos.

El apellido le valió poco a Ryan Couture, que cayó por nocaut técnico frente a Saad Awad en cuatro minutos con 29 segundos. Poco pudo hacer Couture, limitado a pocos clinches contra la jaula y conectando algunos golpes fintando derribos o saliendo del grappling, aunque su rival dijo haber lesionado su mano con uno de sus primeros golpes. Fue el “Assassin” quién presionó, midiendo bien las distancias y amenazando con su striking, y la derecha de Awad conectó múltiples veces hasta que finalmente aturdió a Couture y lo dejó absorbiendo castigo que forzó al referí a detener el encuentro.

Valerie Letourneau superó a Kristina Williams por decisión unánime y puede haberse ganado una oportunidad al título de Macfarlane. “Trouble” se llevó el triunfo pero Williams dió guerra y dijo presente a través de los 15 minutos, amenazando a la distancia con variedad de patadas y haciendo mella con rápidos codazos cuerpo a cuerpo. Letourneau se impuso a base de ritmo y experiencia, siempre presionando a su rival, forzándola a trabajar, encontrando constantemente las oportunidades para conectar con su boxeo más pulido y llevándose el parejo tercer asalto con dos oportunos derribos.

Juan Archuleta noqueó a Robbie Peralta con un volado de derecha y ground and pound a los 14 segundos del tercer asalto. El eventual vencedor fue el agresor y controló el ritmo por la mayoría del encuentro, pero la pelea se tornó pausada de a trechos mientras “The Spaniard” trabajaba desde el clinch y con intentos de derribo que pudo concretar en ambos rounds. La acción fue puntuada por explosivos momentos de Archuleta, con rodillazos voladores, patadas llamativas y feroces volados, pero ninguno de estos encontró la marca y parecía que se aproximaba la decisión hasta el repentino final.