AJ McKee Bellator 205 A.J. McKee
Crédito: Bellator MMA

En su pelea de mayor nivel hasta la fecha, uno de los mejores jóvenes prospectos de Bellator no decepcionó. A.J. McKee abrió la estelar de Bellator 205 hostigando al veterano John Macapá con largas patadas, pero consiguió la victoria cuando esta estrategia falló. Recuperándose de un intento fallido de patada giratoria que lo dejó en la lona y evitando las ráfagas de golpes de su rival, McKee encontró el espacio para un único y brutal uppercut que dejó al hasta entonces jamás noqueado brasileño inconsciente en sólo un minuto con nueve segundos.

Rafael Lovato Jr. sometió a John Salter mediante mataleones a los cuatro minutos con 27 segundos del tercer asalto. Encuentro parejo y de a momentos pausado en el clinch, Salter trabajó principalmente de pie con jabs y derechas, buscando derribos de a momentos para sacar ventaja, pero no pudo imponer su juego. Y cabe destacar que Lovato se desenvolvió bien de pie dada su especialidad, pero fue cuando logró un derribo en el tercer round que controló la pelea a voluntad, rápidamente tomando la montada completa, pasando a la espalda tras ground and pound y cerrando la sumisión.

Vita Arteaga sometió a la campeona de kickboxing Denise Kielholtz mediante guillotina de pie, a los cuatro minutos con 24 segundos del segundo asalto. Kielholtz escapó a varios intentos de llevar la acción a la lona y llevaba las de ganar con su striking, más técnico y preciso, pero aunque pudo marcar casi a voluntad a su rival no pudo frenarla. Arteaga absorbió los golpes, siguió peleando y finalmente encontró su oportunidad cuando fue derribada, incorporándose contra la jaula y sorprendiendo a Kielholtz con la sumisión que ajustó hasta hacerla final.

Patricky Freire abrió la cartelera con un nocaut técnico sobre el veterano Roger Huerta, a los 43 segundos del round dos. Feroz riña en casi todo momento, Huerta salió a presionar y se encontró con un “Pitbull” más medido que en otras ocasiones, todavía dispuesto a intercambiar manos pero más preciso a la hora de encontrar contragolpes que fueron sumando daño a “El Matador”. Fue un preciso gancho de derecha lo que aturdió visiblemente a Huerta y desencadenó el final, y aunque el veterano pudo mantenerse en pie y hasta atrapar una patada de su rival, otra derecha lo dejó en la lona incapaz de defenderse.