Bellator 208 Fedor Emelianenko Ryan Bader
Crédito: Bellator MMA

“Pride Never Die” es la nostálgica consigna y el impacto de la promoción japonesa y sus estrellas sigue sintiéndose. Chael Sonnen hizo su mejor esfuerzo en la estelar de Bellator 208, insistiendo con derribos hasta que dieron resultado e intentando controlar en la lona, pero el ex contendiente de peso medio no pudo competir. Fedor Emelianenko aturdió al “American Gangster” en los primeros segundos con una izquierda, rechazó intentos de derribo con facilidad, controló en la lona y finalmente tomó la posición superior y cerró ground and pound en sólo cuatro minutos con 46 segundos, pasando a la final del Grand Prix de peso completo frente a Ryan Bader.

Benson Henderson dominó a Saad Awad para llevarse la decisión unánime, con un 30-27 y dos 30-26. Awad pasó buena parte del encuentro a la defensiva e incapaz de detener los derribos, aunque encontró sus buenos golpes y pudo tomar posiciones dominantes de a momentos en la lona. Fue la notable agresión de “Bendo” la que llevó al encuentro, mezclando el striking con grappling, usando sus feroces patadas y algunos volados para abrir paso a los derribos y de allí controlar en la lona, aplanando a “The Assassin” por largos trechos y amenazando dos ahorques de brazo que estrechos aunque no finales.

Tras un período de tres años sin finalizaciones, Cheick Kongo anotó su segundo nocaut en el 2018 y dejó fuera de combate a Tim Johnson en un minuto con ocho segundos. Tras un corto período de medición, con algunos golpes al cuerpo y patadas a las piernas de parte del vencedor, Johnson intentó lanzarse a la ofensiva y terminó aturdido por una dura derecha que conectó con la cima de su cabeza. Kongo paro fácilmente un desesperado intento de derribo, logró algo de separación y puso a Johnson en la lona primero y fuera de combate con el ground and pound después.

Anatoly Tokov superó al ex campeón de peso medio Alexander Shlemenko por decisión unánime. Pelea complicada para Shlemenko, que pudo evitar en gran medida la lona pero no encontró el éxito con sus famosas técnicas con giro ni pudo librarse de los constantes clinches contra la jaula. Tokov controló así el encuentro de manera indiscutible y le restó potencia a la ofensiva de “Storm”, forzándolo a luchar o manteniendo buena distancia, y anotó puntos también de pie avanzando medido detrás del jab y contraatacando los embates de Shlemenko.

Henry Corrales abrió la cartelera con un nocaut sobre Andy Main a los dos minutos con ocho segundos del tercer asalto. Main le hizo frente a su rival y se mantuvo activo pero no pudo encontrar su juego, perdiendo la batalla de pie y logrando solo un derribo que a nada llevó. Corrales controló cómodamente a su rival con el striking, anotando constantes patadas a las piernas y golpes contra el cuerpo, hasta que de una derecha errada encontró un gancho izquierdo a la quijada, dejando a Main en la lona recibiendo ground and pound hasta que se detuvo la pelea.