bellator 224 julia budd olga rubin

Julia Budd parece mejorar pelea tras pelea, anotando su finalización más rápida y su tercera defensa del título de peso pluma femenino en Bellator 224. La contendiente Olga Rubin, desafortunadamente, no llegó a exhibir sus dotes, todavía ocupada en el período de medición cuando llegó el inesperado final. Una feroz patada frontal de Budd impactó contra el abdomen de Rubin y la peleadora inmediatamente empezó a doblegarse, dándole a la campeona la oportunidad de lanzarse a una ráfaga de golpes que cerró la pelea por nocaut técnico tras sólo dos minutos con 14 segundos.

El ex campeón de peso medio Rafael Carvalho se repuso de derrotas consecutivas con una decisión unánime sobre Chidi Njokuani. Encuentro pausado y algo carente de acción de a momentos, Njokuani no pudo forzar su striking a la distancia, con sus mejores golpes en la pelea dando contra la guardia de su rival y sus deficiencias en el cuerpo a cuerpo costándole caro. Carvalho no deslumbró pero hizo lo necesario para anular a su rival y llevarse asaltos, atrapando a Njokuani mediante un clinch persistente y sumando derribos con poca amenaza en la lona pero suficiente control.

Juliana Velasquez extendió su invicto a 9-0, dejando a Kristina Williams fuera por nocaut técnico a los cuatro minutos con tres segundos del round dos. Williams intentó trabajar detrás de constantes patadas, buscando contragolpes para castigar a su rival por iniciar la ofensiva, pero no logró imponer su ritmo ni distancia. Velasquez pudo forzar a su oponente a intercambios a corta distancia donde su volumen y ventaja de potencia terminaron por imponerse, quebrando la nariz de Williams, aturdiendola en el primer asalto y cerrando el encuentro en el segundo con una ráfaga de golpes tras conectar un sólido un-dos.

Ed Ruth se repuso de su primer derrota, anotando un nocaut técnico sobre Kiichi Kunimoto a los tres minutos con 49 segundos del round dos. El veterano japonés encontró éxito con patadas a las piernas, pero no pudo competir con el atletismo y la amenaza del derribo del luchador de primera división. Ruth supo anular a su oponente tanto en el clinch como en la lona y usó esto para trabajar de pie, mostrando buena variedad en su arsenal de striking y subiendo la presión de a poco, hasta que un rodillazo interceptó un intento de derribo de Kunimoto y el ground and pound puso fin al encuentro.