Crédito: Bellator MMA

A través de los cinco asaltos de la estelar de Bellator 232, y frente a un rival de calidad como Rory MacDonald, Douglas Lima demostró sus habilidades como peleador de élite. “The Phenom” tuvo una pelea prácticamente perfecta, controlando el striking con velocidad, precisión y variedad, parando intentos de derribo, desmantelando a MacDonald con un duro jab, peligroso gancho zurdo y patadas a las piernas, tanto así que el dos veces contendiente en el octágono poco pudo lograr. Tras cinco asaltos, Douglas Lima se llevó la decisión unánime indiscutible, el título de peso welter de Bellator y el premio del millón de dólares del Grand Prix de la categoría.

Otro triunfo, otra finalización para el ya veterano Paul Daley, que dejó fuera a Saad Awad por nocaut técnico al minuto y medio del round dos. Cabe notar que Awad aceptó el encuentro frente a un peligroso rival con menos de una semana de anticipación y tuvo sus momentos de éxito, pero no pudo terminar de imponer su ritmo ni parar el de “Semtex”. Daley, por su parte, hizo uso de sus herramientas usuales, marcando a su oponente con poder amedrentador y sumando presión de pie para imponerse, aturdiendo primero con un codazo y sumando golpes críticos hasta que una izquierda explosiva dejó a Awad en la lona.

Patrick Mix extendió su invicto a 12 y se establece como prospecto a ver, sometiendo a Isaiah Chapman mediante kneebar desde la espalda en tres minutos con 49 segundos. La pelea se mantuvo de pie sólo por un corto momento, ya que “Patchy” se lanzó al derribo tras un intercambio inicial y logró llevar la acción a la lona. Desde allí Chapman logró poco más que proteger su cuello y se expuso a los distintos ataques de Mix, absorbiendo golpes y parando un intento de guillotina para encontrarse con su rival en su espalda y cerrando la inesperada sumisión.

Manny Muro decepcionó a la tribuna, superando al héroe local Nick Newell por decisión dividida. Conocido por pelear a pesar de haber nacido sin su brazo izquierdo, y con cierto nivel, Newell mostró sus habilidades como luchador dominando claramente el primer round y amenazando una guillotina que se vio final, pero no pudo concretar. Muro logró adaptarse a su rival y se impuso a partir de presión y volumen, drenando el cardio de su rival y entrando al grappling en sus términos para anular a Newell y ganarse a dos de los jueces.

Kevin Ferguson Jr., el “Baby Slice”, tuvo otro éxito en su paso por las MMA y noqueó a Craig Campbell en sólo 38 segundos. El hijo de Kimbo Slice se repuso así de la segunda derrota de su carrera con autoridad, presionando con golpes antes de parar un intento de derribo de su rival. Con su espalda contra la jaula, Baby Slice encontró el espacio y empezó a llover codazos contra el temple de Campbell, el primero posiblemente contra la nuca pero los siguientes y los últimos hammerfists en la lona totalmente legales.