El Dynamite 2 fue un total éxito para Bellator. Con 23 combates de alto vuelo, se vivió una velada a pura batalla. Chandler sorprendió con su nivel de pie y es nuevo campeón, mientras que el nivel de Rampage Jackson fue realmente bajo.

Bellator festejó la segunda edición de Dynamite, una velada que mezcla artes marciales mixtas con kick boxing. En el precioso Scottrade Center de Saint Louis, Missouri los guerreros volvieron a convencer a los dirigentes que este tipo de eventos valen la pena. De los 23 enfrentamientos, 18 terminaron antes que los jueces tomen la decisión. Tanto en el ring como en la jaula, los espectadores vibraban minuto a minuto.

Hubo varios resultados interesantes como la caída del multiple campeón mundial Joe Schilling ante Hisaki Kato, la sorpresiva derrota de Denise Kielholtz frente a Gloria Peritore, el buen debut de Matt Mitrione o la gran victoria de Justin Lawrence sobre el experimentado Isao Kobayashi. Pero lo más relevante estuvo en las últimas dos peleas de MMA de la noche: Michael Chandler vs. Patricky Freire y Rampage Jackson vs. Satoshi Ishii.

 

La primera tenía en juego al cinturón vacante ligero. Era una revancha que tardó cinco años en suceder. En la esquina azul estaba Patricky Freire, con una racha de dos triunfos seguidos, entre los que se encuentra el espectacular KO a Ryan Couture en el Bellator 148. Mientras que del otro lado, estaba el ex campeón Michael Chandler. El norteamericano acumulaba dos victorias en cadena, en las que finalizó a sus respectivos rivales: Derek Campos y David Rickels.

Se esperaba una ardua guerra entre dos atletas que venían realmente afilados. Sin embargo terminó antes de lo esperado: Chandler conectó una terrible bomba de derecha que dejó totalmente noqueado al menor de los Freire. Así, el local, se coronó por segunda vez rey en Bellator (lo fue entre 2011 y 2013), pero lo más importante fue que demostró ese nivel que lo llevó a ser uno de los atletas más temidos dentro de la jaula.

En la estelar se encontraba el regreso de Quinton Jackson a la organización de Scott Coker. Tras una larga trifulca judicial, finalmente Rampage regresó a Bellator. Tras un año y dos meses de invactividad, el ex campeón de UFC, peleó de forma profesional. Su rival fue el japones Satoshi Ishii. El medallista olímpico en Judo enfrentó en su corto recorrido como artista marcial mixto a varias leyendas o grandes guerreros que están en su etapa final; entre ellos Fedor Emelianenko y Mirko Cro Cop.

Con el juego corto del clinch y derribos, Ishii complicó a Jackson.
Con el juego corto del clinch y derribos, Ishii complicó a Jackson.

A pesar que Ishii es un adversario a respetar, la mayoría de los fanáticos esperaban a un Jackson arrollador. Sin embargo nada de eso sucedió. El nipón dominó los primeros dos asaltos a base de buenos derribos. En el último parcial el norteamericano revivió por unos minutos con buenas rodillas al cuerpo y algunos uppercuts. A pesar de esto, claramente había perdido por los puntos. Pero en este deporte todo puede suceder; los jueces lo vieron ganador en fallo dividido: 29-28 28-29 y ¡30-27!. Una persona encargada de puntuar de forma profesional vio a Rampage ganador en el primer round cuando estuvo los cinco minutos con la espalda sobre el suelo, sin capacidad para mejorar su posición. Una verdadera verguenza.

Más allá de este último detalle, la velada fue una gran fiesta a la que Bellator, de la mano de Scott Coker, debe seguir apostando un par de veces por año. Por lo pronto esperamos con ansias saber cuando va a ser el Dynamite 3 y ¿quién va a ser el retador de Chandler, Thompson o Henderson?

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)

Compartir
PróximoPelea Gratis: Cain vs. Lesnar
Anterior Maestro de Wing Chu explica como defenderse ante un arma

Periodista deportivo recibido en el CPD. Argentino. Participé de ResumenMMA como columnista y luego como editor en jefe del sitio. Ahora parte del sitio más grande las MMA en Latinoamérica; MMA.UNO un idioma un deporte.