Las lesiones pueden ocurrir en cualquier momento. Cuando sucede hacia una pelea de campeonato, cuando el campeón se lesiona, hay veces en las que el retador acepta otro rival en lugar de esperar a su oportunidad por el título.

Pero Brian Ortega no lo hizo en UFC 226. Cuando Max Holloway tuvo que salir del evento, él también lo hizo. No aceptó que la empresa le consiguiera otro rival. En una reciente publicación en Instagram explica por qué.

“Soy un hombre de negocios, un hombre de empresa, pero no soy un hombre sí. Ver las peleas anoche, sabiendo que podría haber estado actuando para todos ustedes realmente me pasó factura. Estoy de acuerdo con mi decisión. Gracias a todos los que se presentaron para apoyar y respetar mi decisión. Para aquellos de ustedes que no están de acuerdo conmigo, entiendo completamente y prometo darles el espectáculo de su vida cuando pelee de nuevo“.