Mucho se habla de la diferencia técnica que hay entre estos dos atletas en el mundo del boxeo. En cuanto a lo físico, lo más que se toca es el diferencia de alcance que hay entre uno y otro, pero sin embargo el punto más relevante está en el cardio.

Normalmente cuando se enfrentan peleadores con tanta diferencia de edad (en este caso doce años) siempre se espera que el más joven sea quien saque rédito si el choque se extiende a varios rounds. En esta ocasión es todo lo contrario, ya que es el más grande quien tiene una amplia ventaja en la resistencia.

Las apuestas normalmente no se equivocan. Quienes juegan, le dan posibilidades a McGregor hasta el sexto asalto, luego sus oportunidades se caen a pedazos. Los propios fanáticos del irlandés saben que si llega a cruzarse la mitad del combate, el campeón ligero de UFC cada vez tendrá el camino al éxito más complicado.

El cardio de notorious siempre fue una incógnita. Las dos veces que lo vimos llegar a los veinticinco minutos dentro de la jaula (en las 170 libras) se lo vio muy desgastado. En ambos combates pareció como si se hubiese quedado sin gasolina luego del tercer parcial. Al ser un peleador que constantemente busca la ofensiva, quema mucha energía en poco tiempo, algo que lo complicaría en la batalla contra Mayweather.

Del otro lado es todo lo contrario. A pesar que una parte de los fanáticos lo acusan de correr, money parece tener el tanque de combustible de un avión. Tiene cuarenta años, pero en los últimos minutos de cada pelea se luce mientras que sus adversarios piden a gritos que toque la campana. El dato más interesante es que Mayweather es mayor a sus últimos ocho contrincantes. A algunos, como Marcos Maidana, le lleva siete años de diferencia.

Esto se debe a que el norteamericano tiene una preparación física ejempar, desde que comenzó su carrera. Además, la preparación para el boxeo lleva mucho más tiempo de ejercicios aeróbicos que en las artes marciales mixtas, que normalmente se equipara mucho con trabajos de fuerza (anaeróbicos).

Otro dato interesante a tener en cuenta, es que jamás notorious participó de una pelea profesional de box de fondo, es decir las que van a doce parciales. Cada uno dura tres minutos, por uno de descanso, por lo que McGregor puede llegar a estar cuarenta y ocho minutos sobre el cuadrilátero: treinta y seis batallando y doce descansando.

Habrá que ver si el orgullo de Dublín propone algo parecido a lo que intentó hacer el chino Maidana cuando enfrentó a Mayweather: tirar todo lo posible en los primeros seis/siete asaltos para poder conseguir un triunfo por KO/TKO. El tema es que si eso no sucede, los últimos cinco son seguros de money, que jamás se cansa.

Los años no marcan la diferencia en la resistencia en esta ocasión. Las únicas posibildiades para McGregor parecen ser lograr noquear a Floyd antes del sexto. Mientras que si llegan a la decisión, todo encaja para que sea el múltiple campeón mundial quien se lleve la victoria.