Una de las mejores personalidades en la historia de las MMA ha colgado sus guantes.

Después de ser noqueado por Lyoto Machida en la pelea co-estelar del Bellator 222, Chael Sonnen anunció que ha puesto fin a su carrera de 22 años como artista marcial mixto, poniendo sus guantes sobre la lona.

Tras haber aglomerado un récord de 15 – 4 – 1 en otras promociones, Sonnen llegó a la UFC por primera vez en el 2005, donde cosechó un registro de 1 – 2. Luego, compitió para BodogFight y la extinta WEC entre 2006 y 2008, ganando siete de las ocho peleas que disputó en esos años. Sonnen regresó a la UFC a comienzos del 2009, donde se convirtió en uno de los mejores Pesos Medianos del mundo.

Aunque Sonnen se retira con la frustración de jamás haber ganado un cinturón en una de las promociones prominentes de MMA, estuvo muy cerca de lograrlo en dos ocasiones. La primera, cuando dominó a Anderson Silva durante cinco asaltos y terminó siendo sometido en el UFC 117, y la segunda, cuando retó a Jon Jones por el cinturón Semi-Completo en el UFC 159. A pesar que ‘Bones’ finalizó a Sonnen en el primer asalto, fracturó el dedo de uno de sus pies durante la pelea, algo que si el árbitro se hubiese percatado habría detenido la contienda dando a Sonnen como campeón por decisión médica.

Sonnen originalmente se retiró de las MMA en junio del 2014 cuando falló una prueba de anti-doping. Dos días después, la UFC y Fox finiquitaron su contrato como analista, razón por la cual salió de su primer retiro para firmar con Bellator en 2016 un contrato válido por múltiples peleas y volver a competir una vez cumplida la sanción de dos años que le impuso USADA. En la promoción de Scott Coker, cosechó un récord de 2 – 3, habiendo obtenido victorias sobre uno de sus más amargos rivales, Wanderlei Silva, y el ex-campeón Semi-Completo de la UFC, Quinton ‘Rampage’ Jackson.

A pesar que Sonnen jamás fue un campeón, será recordado como una de las personalidades más entretenidas y efectivas con el micrófono en la historia del deporte.