Muchos peleadores sostienen que hacer peso es la primera pelea antes de la pelea.

Si tomamos eso en consideración, entonces Mike Perry ya está 0 – 1 antes del UFC 255.

Durante los pesajes del PPV al mediodía de hoy, Perry, que se encuentra 7 – 6 en la UFC, registró 4.5 libras de más para su pelea con Tim Means en el Main Card y como consecuencia deberá ceder 30% de su paga.

Aunque Perry mencionó en la previa de la pelea que este ha sido uno de los cortes de peso más duros de su carrera, quienes sigan al peleador de 29 años en Instagram no deberían estar sorprendidos que se haya parado tan pesado sobre la báscula. Y es que Perry, días antes de los pesajes, compartió historias en las que se lo podía ver comiendo todo tipo de comida chatarra.

Incluso etiquetó a Means en una de las historias preguntándole cómo iba su dieta.

Cabe añadir que Perry decidió prescindir de su nutricionista – al igual que un equipo que lo prepare para su pelea con Means, lo cual ya hizo para medirse a Mickey Gall en junio – para ahorrarse costes.

Por si las casi cinco libras no fueran una señal clara de falta de profesionalismo, Perry, sin ningún remordimiento, procedió a hacer un «dab» al momento de pesarse.

Una vez cerrada la pelea con Means en Peso Acordado de 175.5 libras, Perry se dirigió a Instagram para aclarar que llegó «para pelear, no para la báscula».

«Los tengo justo donde los quiero. ‘Dirty Bird’ está dispuesto a pelear. Vine por una pelea, no para la báscula. #Vamos».

El UFC 255 se celebra mañana sábado desde el UFC APEX en Las Vegas, Nevada.


Notas Destacadas