El día de ayer, la Comisión Atlética del Estado de California (CSAC) aprobó por unanimidad el plan de 10 puntos para ayudar a combatir el corte de peso extremo y la deshidratación severa en las MMA, según reporta MMAfighting.com el día de hoy.

La nueva regulación incluye (entre otras cosas) un plan de multas más estrictas para los infractores regulares en el corte de peso, control o verificación de peso el día de la pelea y la adición de nuevas clases de peso.

El ejecutivo de la CSAC, Andy Foster, dijo que planea un lanzamiento de su plan el 15 de junio. El primer gran evento en el que estas nuevas regulaciones serán ejecutadas será el UFC 214 el 29 de julio en Anaheim. Esa carta estará encabezada por la pelea de título entre los pesos semipesados Daniel Cormier y Jon Jones por el título de la división.

Bajo el plan de 10 puntos, los peleadores que no den el peso serán multados con el 20 por ciento de su bono por victoria (si ganan). La multa del bono por victoria se aplicará al oponente que hizo el peso en su totalidad. La multa del 20 por ciento del dinero recibido por presentarse a la pelea (show money), permanecerá como antes (mitad al oponente, la mitad a la comisión). También se recomienda a los infractores repetitivos subir a la próxima clase de peso.

Se llevará a cabo un control de peso el día de la pelea para ver cuánto peso ganan nuevamente los peleadores entre el pesaje y la pelea. Si un atleta gana de vuelta más del 10 por ciento de su peso corporal, ese atleta será recomendado a pasar a la próxima clase de peso para su próxima pelea.

Entre las clases de peso adicionales añadidas estarán 165, 175, 195 y 225 libras. Foster dijo en la reunión que los interesados ​​no querían eliminar la actual división de 170 libras debido a su estado “icónico” en las MMA.

Nuevo formulario de examen físico de los médicos de la CSAC

Foster, quien escribió el plan con el aporte de los interesados, dijo que quizás la parte más importante del paquete es la concesión de licencias por clase de peso. En otras palabras, los médicos tendrán un mayor aporte en “cuál es el peso más bajo en que un peleador puede competir manteniendo su integridad física“. Los exámenes médicos de CSAC incluirán información para los médicos sobre las clases de peso y las recomendaciones del comité médico sobre el corte de peso.

El UFC, Bellator e Invicta todos escribieron cartas a la comisión donde apoyan este plan y la batalla contra el corte extremo del peso. La Asociación de Comisiones de Boxeo y Deportes de Combate (ABC) recomendará el plan de 10 puntos a todo el cuerpo de ABC en su conferencia anual en julio.

“Las partes interesadas participaron en este proceso”, dijo Foster. “Puedo decir inequívocamente que los promotores ven esto como un problema también. Esto no es sólo unilateral. Esto es un problema para ellos, esto es un problema para toda la industria“.

Vale la pena señalar que incluso si los promotores apoyan este plan, y la adición de las clases de peso, no significa que tienen que adoptar esas clases de peso. Hay clases de peso actuales que promociones como el UFC y Bellator todavía tienen que adoptar, como el peso de las mujeres. Bellator pidió en su carta a la comisión una implementación gradual de nuevas clases de peso.

Otra disposición interesante: la capacidad de hacer controles de peso de 30 y 10 días, como el WBC hace en el boxeo. De esa manera los reguladores, promotores y médicos pueden ver si es realista y seguro para los combatientes hacer el peso contraído el día antes de la pelea.

CSAC ha sido un líder en la reforma del corte de peso, comenzando con una cumbre discutiendo el tema en diciembre de 2015.


Comments

comments