Guido Cannetti no ha tenido la mejor suerte en lo que respecta a su carrera profesional en la lucha, pero según el argentino, esos días ya han quedado atrás. El peleador de peso gallo se introdujo por primera vez en la escena de UFC en 2014. Cannetti fue elegido para participar en la temporada inaugural de The Ultimate Fighter: Latinoamérica como parte del equipo de Fabricio Werdum.

Durante su período de TUF, Cannetti se emparejó con Marco Beltrán en la ronda inaugural del torneo. La pelea con Beltrán fue la primera de una serie de eventos desafortunados que plagaron la carrera de Cannetti durante varios años. “The Ultimate Fighter fue terrible para mí”, dijo Cannetti a MMA Fighting. “Pensé que iba a ganar y lo perdí debido a las cosas que me hicieron allí. Me robaron  la pelea con Beltrán “. A Cannetti se le descontó un punto durante la pelea con Beltrán por lanzar una patada de cabeza ilegal mientras Beltran era derribado. La pelea terminó en una derrota por decisión dividida para Cannetti. Cannetti recibió una segunda oportunidad cuando Marlon “Chito” Vera se vio obligado a retirarse del torneo debido a una enfermedad. Reemplazó a Chito Vera para pelear contra Alejandro Pérez, quien ganó la temporada de TUF: América Latina, pero eso tampoco fue como estaba planeado.

Con ‘Diablito’ (ahora conocido como ‘Turbo’), me dieron muy poco tiempo, así que tuve que cortar ocho kilogramos (17.6 libras) y no tenía el conocimiento sobre cómo rehidratarme… así que entré terriblemente “, dijo Cannetti. “Me sentí horrible. Salí como un loco para matar porque sabía que lo había derrotado en muchas de las sesiones de entrenamiento, así que terminé noqueado“.

Desde allí, Cannetti luchó contra su compañero TUF: el concursante latinoamericano Henry Briones en el UFC 180. Donde Cannetti terminó siendo atrapado con un uppercut y fue sometido con un estrangulamiento. “Luché contra Henry, y lo golpeé durante toda la pelea, pero él pudo conectar y me atraparon debido a mi locura. Todavía estaba loco. Luego, con Hugo Viana, fue cuando empecé a mejorar mi estilo de lucha y me di cuenta de que necesitaba cambiar algunas cosas. Logré ganar y fue entonces cuando comencé a hacer cambios”.

Para la pelea de Viana, que tuvo lugar en Brasil en el UFC 190, Cannetti decidió hacer parte de su entrenamiento fuera de Argentina, y se fue a California para perfeccionar sus habilidades con Team Alpha Male. Fue notable en su actuación en UFC 190, donde obtuvo una victoria por decisión contra el brasileño. Con un equipo de clase mundial y una victoria de UFC en su haber, las cosas parecían estar mejorando para Cannetti, pero dio positivo en la prueba de cuatro sustancias prohibidas en una prueba de USADA en octubre de 2016, y fue sacado de su esperada revancha con Beltrán en The Ultimate Fighter: Latin America 3 Finale.

Sin la capacidad de ganarse la vida durante más de dos años, Cannetti pasó por un momento muy difícil y dificultades financieras. Regresó al octágono a principios de este año en enero y Kyung Ho Kang lo sometió faltando solo siete segundos para acabar el primer round. Con su espalda contra la pared y un récord de UFC de 1-2, Cannetti ingresó al Octágono una vez más en UFC Chile el mes de mayo en una esperada rivalidad Chile contra Argentina contra Diego “el Pitbull” Rivas. Pudo vencer a Rivas por decisión.

Cannetti cree que ganar podría ser un punto de inflexión en su carrera. “Esta es una etapa en la que todo empieza a funcionar, porque tuve muchos malos momentos“, dijo Cannetti. “Creo que en Chile comencé la etapa de mi carrera donde las cosas van a ir bien para mí. Ya pasé por todos los obstáculos por los que tuve que pasar”.

Cannetti considera que la tarjeta anunciada de UFC Argentina en Buenos Aires para el 17 de noviembre será parte del nuevo capítulo de su carrera de MMA. Ser uno de los luchadores más reconocidos en salir de Argentina significaría que Cannetti podría competir bajo las luces de UFC en su país de origen. “Eso sería espectacular“, dijo Cannetti. “Sería un sueño hecho realidad. Que el UFC venga a Argentina por primera vez y que tenga la oportunidad de pelear en ese evento, sería algo increíble”. “Aunque Santiago Ponzinibbio es argentino, vive en los Estados Unidos y antes de eso vivía en Brasil, por lo que no ha vivido en el país en mucho tiempo. He estado viviendo todo el tiempo en este país y no voy a irme porque me encanta, y eso marca una diferencia muy importante cuando se trata de personas que se sienten representadas por ti y que la gente tiene la oportunidad de verte o vaya a entrenar contigo aquí en el gimnasio

Cada vez que peleaba aquí en Argentina, cerraba la noche en su mayor parte o era la penúltima pelea y toda la gente venía a verme…era un espectáculo loco. Así que imagina ahora estar en el UFC. Ese lugar va a explotar. Nunca he perdido en Argentina, y nunca lo haré “. A los 38 años de edad, Cannetti comprende que no le queda mucho tiempo en el deporte, pero se siente físicamente y mentalmente en la mejor forma de su carrera. Pelear en Argentina y demostrar que sus derrotas no son solo excusas y mala suerte sería un hito importante para él, pero Cannetti tiene aspiraciones más altas en el deporte que solo luchar en su país de origen. “No creo que termine allí, pero es una parte importante  de lo que quiero vivir“, dijo Cannetti. “Quiero llegar mucho más alto, y este es el momento para ver si puedo lograr eso o no“.