Conoce la historia de Mas Oyama, el padre del Kyokushin

Japón se ha encargado de dotar al mundo con diversos estilos interesantes de artes marciales, pero uno de ellos es considerado el más brutal en la nación nipona, el llamado Kyokushin, que es para muchos la forma de karate más influyente en la actualidad.

Para hacer un breve recuento de lo que es el kyokushin, es un estilo que se caracteriza por hacer que los practicantes lleguen hasta sus límites. La regla principal, es que normalmente en un combate no se puede golpear con puños a la cabeza del contrario, siendo los golpes al pecho y las patadas el pan de cada día.

0426d

En esta nota no vinimos a hablar del estilo como tal, sino de su creador, el surcoreano Masutatsu Oyama, quien nació en 1923 y en Japón es considerado como una de las personas más influyentes en la época moderna, gracias a su aporte e hitos históricos.

Muy joven se trasladó a China y empezó a entrenar en el arte del Kung Fu, posteriormente fue agregando otros estilos a su repertorio como el boxeo occidental, el judo y la lucha olímpica. A los 9 años se mudó a Japón y vio a unas personas haciendo karate, cosa que le impactó, de esta manera se animó a entrenar en la modalidad de shotokan bajo la tutela del maestro Gichin Funakoshi.

masutatsuoyamabeingtrained

Su avance en las artes marciales era increíble, a los 20 años obtuvo el Cuarto Dan en Karate y Judo, por lo tanto, en 1947 quiso probarse en el 1er Campeonato Nacional de Artes Marciales bajo la división de peso libre, donde quedó campeón.

Haber conquistado el título no era suficiente para él, sentía que debía crecer espiritualmente, entonces se marchó a la montaña de Kiyozumi para aislarse de la sociedad. El ambiente de este sitio le brindarían a Oyama las mejores condiciones para alcanzar su levantamiento espiritual.

161010-IMG_1012

Durante su estadía de 18 meses en Kiyozumi realizó un entrenamiento fuerte, de 12 horas todos los días, utilizando la naturaleza como principal instrumento. Luchaba con animales, usaba los troncos de los árboles como materiales de golpeo y meditaba durante largas horas bajo las frías cascadas niponas. Todo esto le permitió perfeccionar su técnica y acondicionar su mente.

52fd0a85f1c30275600b361aa1c85eb3

Una vez retirado de la montaña, decidió probarse enfrentando a toros, animales bien conocidos por su fuerza y peligro. Oyama dominó a más de 50 toros en su haber y sin utilizar ningún tipo de arma, aunque su vida se vio en peligro cuando en México fue corneado. Solo tres toros perdieron la vida a manos de Oyama.

En 1952 el maestro Oyama viajó a los Estados Unidos para mostrar su estilo, esto haciéndolo en televisión nacional. Sus teorías despertaron interés y envidia en otras personas, por lo tanto fue retado por más de 200 peleadores de distintas modalidades. Oyama ganó la gran mayoría de los combates en menos de tres minutos cada uno.

Un suceso que marcó la vida de Oyama y que cambió las reglas del Kyokoshin fue el momento en que un agresor lo atacó con un cuchillo, Oyama utilizó una técnica de golpeo llamada Uraken, fracturando el cráneo del oponente y siendo encarcelado. Una vez libre, decidió eliminar los puños a la cabeza de la disciplina.

Tras recibir la ciudadanía japonesa durante los años 60s, decidió ir a Tailandia, donde el estilo de Muay Thai le mostró un formato más deportivo de las artes marciales, entonces decidió adaptar ciertos movimientos a su modalidad y emplear una característica más competitiva del Kyokushin.

En el kyokushin es considerado el “Kumite de 100 hombres” la máxima prueba mental y física, donde se debe enfrentar a 100 practicantes de igual o mayor rango, con una duración de 1:30 o 2:00 minutos por peleador. Oyama fue el primero en completar esta prueba, posteriormente lo logró el sudafricano Steve Arneil en 1965 y Naomi Ali, siendo esta la primera mujer en lograrlo.

53f773_128d0ce40756cd786c5dac4c0d02e7b2

En junio de 1964 Oyama crea su Sede Mundial, adoptando el nombre Kyokushinkai, que significa u = lo más alto, Shin = la verdad, Kay = Juntarse , Asociarse . Desde entonces continuó esparciéndose hacia más de 120 países, llegando a ser una de una de las organizaciones en Artes Marciales más grandes del mundo.

En 1994 fallece a los 70 años Sosai Masutatsu Oyama por causa de un cáncer de pulmón, dejando a cargo de su organización al para entonces 5º Dan Akiyoshi Matsui.

Santuario de Mas Oyama en el Monte Mitsumine.
Santuario de Mas Oyama en el Monte Mitsumine.

La historia de Oyama es fascinante, no solo porque logró instaurar un popular y efectivo estilo de combate, sino también por su condición como atleta, al llevar al límite su mente y cuerpo para demostrar que sus ideales estaban en lo correcto.