La retirada estrella irlandesa de las Artes Marciales Mixtas (MMA), Conor McGregor, había sido detenido en Córcega tras ser denunciado por presunto ataque sexual. Finalmente fue liberado hace unas horas, sin cargos. «Notorious» desmintió firmemente a la salida de la fiscalía toda acusación por mal comportamiento.

Su abogada, Emmanuelle Ramon, explicó que su cliente «quedó en libertad antes del final legal del plazo de detención y sin ningún control judicial» después de la denuncia presentada contra él, que la letrada calificó de «abusiva».

Por su parte el presidente de UFC, Dana White, se refirió al tema en una conferencia de prensa al finalizar el UFC Vegas 10, disputado en la noche del sábado. «Ya sea que estés jubilado o no retirado, puedes meterte en problemas», sostuvo y le respondió al periodista que lo indagó: «No sé lo suficiente sobre la situación de Conor. No lo sé. Sé lo que has leído. He leído las mismas cosas».

«Conor está retirado, no he hablado con él. Estoy seguro de que no necesita mi ayuda o consejo, pero si lo necesita puede llamar», agregó White.

Finalmente White analizó: «Ustedes tienen que darse cuenta: imagínese cómo es en Europa. Ese tipo de vida, loca, sucede cuando estás en ese tipo de estilo de vida. Intentas salir y tratas de actuar con normalidad y tratas de ser normal y es difícil de hacer a veces. No estoy defendiendo a Conor de ninguna manera o forma. No sé lo suficiente sobre su situación para hablar de ello. Sé que he salido con él públicamente antes y es un murciélago loco».

El de Córcega no es el primer problema que tiene McGregor con la justicia. Ya fue acusado de dos agresiones en Estados Unidos y es objeto de dos investigaciones por agresión sexual en Irlanda, según el New York Times.


Notas Destacadas