Con su futuro dentro de la UFC incierto, la actual campeona Peso Pluma, Cris Cyborg, ha barajado opciones fuera de las MMA, incluso si eso significa hacer una transición a la lucha libre profesional.

Con su contrato destinado a expirar en marzo próximo y su descontento con la promoción creciendo al no haber una división Peso Pluma de donde puedan salir más retadoras a su corona, Cyborg ha revelado que después de su potencial super-pelea contra la actual campeona Peso Gallo, Amanda Nunes, lo más probable es que eso sea lo último que veamos de ella en la UFC.

Siguiendo el ejemplo de otros peleadores, la idea de incursionar en el box le atrae, así como pisar un ring de la WWE

Antes de ser destronada por Holly Holm en el UFC 193 y humillada por Nunes en el estelar del UFC 207, se creía que la única mujer que podía medirse a Cyborg era Ronda Rousey. Sin embargo, cuando se conoció que la primera campeona Peso Gallo de la organización había colgado los guantes para perseguir su sueño dentro del cuadrilátero, aquella idea se disolvió, aunque no del todo, puesto que Cyborg estaría dispuesta a subirse a un ring de la WWE para competir con ella.

“La veo luchar en la WWE. Siguió un camino diferente, ¿verdad? Sólo porque perdió y no regresó a las MMA todos dicen que no estaba hecha para las MMA. Si lo estuviera, hubiese regresado incluso después de la derrota como cualquier otro atleta lo haría. Perder es parte del deporte”, le dijo a MMA Fighting, añadiendo que incluso no le molestaría perder ante Rousey: “Creo que el miedo más grande de Ronda era perder contra mí, así que si fuéramos a luchar en la WWE ella tendría que ganar. No tengo un ego tan grande, pero si tuviéramos que hacer algo para los fans, algo así, no hay problema. Yo sé que pasaría en una pelea real”.