Dominick Cruz, el campeón que jamás perdió su título, recuperó su cinturón tras imponerse a T.J. Dillashaw por decisión dividida. El encuentro fue promocionado como una pelea entre los mejores de toda la división gallo y cumplió con las expectativas. Una auténtica batalla de pie, pareja y siempre activa, con incontables cambios de ángulo y postura entre ambos peleadores. Cruz, sin embargo, supo ser más elusivo y sorprendió a Dillashaw en momentos críticos, logrando múltiples derribos frente al ex luchador de colegiato para coronarse nuevamente como campeón de la UFC.

Eddie Alvarez estropeó el regreso de Anthony Pettis tras su derrota frente a Rafael dos Anjos, llevándose la decisión dividida gracias a su uso de la lucha para controlar la acción. Pettis tenía mucho que demostrar tras perder su título en marzo de 2015, pero Alvarez evitó que “Showtime” estableciera su distancia preferida para trabajar su estilo derivado del Taekwondo, empleando una estrategia similar a la que dos Anjos usó para coronarse campeón y presionando a Pettis contra la jaula durante la mayoría de los tres asaltos.

El ojo de Matt Mitrione tras su pelea con Browne.
El ojo de Matt Mitrione tras su pelea con Browne.

Travis Browne venció a Matt Mitrione por nocaut técnico tras lograr el derribo y conectar con varios puñetazos durante la segunda mitad del tercer asalto. Una pelea tensa gracias al poder de los dos pesos completos, lo más notable del encuentro fueron los dos piquetes de ojo accidentales que Browne le dio a Mitrione. Aunque es difícil decir si los piquetes fueron los causantes, bien podría haber sido un golpe legal, Mitrione terminó la pelea con un ojo extremadamente inflamado, una imagen realmente chocante.

Francisco Trinaldo se impuso a Ross Pearson por decisión unánime en el primer encuentro de la noche, una victoria cómoda en un encuentro tibio que no llegó a ser aburrido pero que careció de la emoción necesaria para ser una apertura memorable. La pelea, sin embargo, tuvo sus momentos impresionantes, especialmente un slam al final del primer asalto que vio a Trinaldo tomar la espalda de Pearson y levantarlo por los aires antes de estampar su cabeza contra la lona, cosa que no impidió que el vencido se recuperase casi inmediatamente.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)