El peleador semicompleto Patrick Cummins quizás no sea el más talentoso, pero demostró una vez más que posee un gran corazón, porque tras una guerra, se llevó una victoria ante el polaco Jan Blachowicz.

La pelea no inició bien para Cummins, quien tuvo considerables cortes en su nariz y ojo derecho, sin embargo, esto no fue suficiente para detenerlo.

Los asaltos #2 y #3 fueron épicos, donde el semicompleto demostró de qué estaba hecho y con ello, logro una decisión mayoritaria (29-28, 29-28, 28-28).

Como medida cautelar, Cummins fue trasladado al hospital, por lo tanto, no pudo dar declaraciones en zona mixta luego de obtener el triunfo.

Participa de la conversación