Si lo que Paige VanZant quiere es probar su valor como agente libre, Dana White está de acuerdo con esa decisión.

En la pelea que abrió el Main Card del UFC 251, VanZant fue sometida en poco más de dos minutos por la brasileña Amanada Ribas (10 – 1), quien hizo su debut como Peso Mosca en el PPV.

Disputando la última pelea de su contrato, VanZant esperaba lograr una victoria para poder negociar un mejor vínculo con la organización, pero al perder de la forma en la que lo hizo lo más probable es que la noche del sábado fue lo último que vimos de ella sobre el octágono, al menos por un tiempo.

“Me agrada Paige”, le dijo White a los medios después del evento (vía MMA Junkie). “Me agrada Paige. Es como con (Curtis) Blaydes. Cuando dices todas estas cosas, ‘No me pagan bien’, y peleas inconsistentemente, una vez después de un año, y te aniquilan en el primer asalto de la pelea. Ella definitivamente debería probar suerte como agente libre”.

Si bien a sus veinte años VanZant tuvo un arranque promisorio en la UFC al ganar sus tres primeras peleas – dos de ellas por finalización -, su declive fue tal que solo ha ganado dos de las últimas seis contiendas disputadas ante peleadoras que realmente no tiene nivel para competir en la élite de las MMA femeniles como Rachael Ostovich (4 – 5) y la ahora peleadora de Bellator, Bec Rawlings (8 – 9).

De no firmar un nuevo contrato con la UFC, VanZant abandonaría la promoción con un 5 – 4.


Notas Destacadas