Dana White responde preguntas en la conferencia de prensa luego del UFC 229. (Foto: Sportnets)

Cuando se conoció que a sus 48 años de edad Chuck Liddell planeaba hacer un regreso a las MMA, Dana White fue uno de los críticos más acérrimos de la decisión del ex-campeón Semi-Completo de la UFC.

Golden Boy Promotions, la promotora de Óscar de la Hoya, acogió el pasado sábado el regreso de “The Iceman” a la actividad en la que fue su trilogía con el hombre al que ya había derrotado dos veces sobre el octágono de la UFC: Tito Ortiz. Sin embargo, la pelea acabó como todos esperaban: Liddell noqueado en el primer asalto.

Entrevistado en el espacio radial de la UFC, Unfiltered (vía MMA Fighting), White criticó a de la Hoya por permitirle a Liddell competir a pesar de haber estado retirado y alejado del deporte por casi una década:

“Amo a Chuck Liddell y nunca quisiera hablar mal de Chuck Liddell. Puede que las personas piensen que estoy hablando mal de Chuck Liddell, pero la verdad es que, antes que nada, escuché la semana pasada al cocainómano de Óscar de la Hoya decir que no me compete decirle a alguien cuándo retirarse. Primero que nada, se llama “amistad”, maldito cocainómano. He sido amigo de Chuck Liddell por veinte años y la verdad es que Chuck se retiró cuando debió retirarse. Chuck Liddell tiene casi cincuenta años y no tiene porqué estar peleando. El hecho que el es el estado de California permitiera que esa pelea ocurra es repugnante. Repugnante. Chuck Liddell tiene un legado increíble. Es una superestrella en este deporte, por lo que como amigo suyo, cualquiera que dice ser amigo de Chuck Liddell y tuvo algo que ver con esta pelea está lleno de mierda. No son amigos de Chuck Liddell. Dejarlo entrar a la jaula y pelear fue algo terrible”.

En la antesala del Liddell vs. Ortiz III, de la Hoya fue muy crítico respecto a los pagos que reciben los peleadores de la UFC. Sin embargo, cuando se conoció que Liddell y Ortiz harían por encima de los $200,000 dólares, y que otros peleadores en la Cartelera harían entre $2,000 y $3,000 dólares, White también tuvo algo que decir al respecto:

“El problema es que Chuck Liddell es un peleador. A Chuck Liddell le encanta pelear, esa es su pasión. Es lo que él ama en la vida. Pero siempre llega un día y cierta edad. Las peleas son un deporte de jóvenes. No puedes hacerlo. Y el maldito de Óscar de la Hoya dice, ‘Ven a Golden Boy donde respetamos a los peleadores y me enfurece mucho cuánto ganan estos peleadores’ y toda esa mierda. De las catorce peleas de la Cartelera, cinco fueron amateurs, lo cual quiere decir que no les pagó nada ¿verdad? Y doce de los peleadores profesionales en la Cartelera hicieron menos. ¿De qué carajo hablas, adicto?