El pasado sábado en la co-estelar del UFC 239, Holly Holm perdió por quinta vez en sus últimas siete presentaciones sobre el octágono.

La ex-campeona Peso Gallo fracasó en recapturar el cinturón al ser noqueada por Amanda Nunes en apenas un asalto. Esa fue la tercera pelea titular seguida que pierde luego de caer en las tarjetas de los jueces ante Germaine de Randamie en el UFC 208 y Cris Cyborg en el UFC 231. Aquellas peleas fueron por el cinturón de las 145 libras.

Tras aconsejarle a Luke Rockhold que cuelgue los guantes al ser noqueado por Jan Blachowicz en el mismo evento, Dana White ha adoptado la misma postura con Holm:

“Escuchen, no quiero enloquecer con esto de los retiros, pero ella ha tenido una carrera increíble”, dijo White a los medios (vía MMA Fighting) después del PPV. “Es una de las personas más dulces que podrías conocer. Si la sigues en Instagram te das cuenta que entrena como un animal. Tiene casi 40 años y está en muy buena forma. Es una atleta increíble y una persona increíble, por lo que no lo sé. Creo que debería examinar qué es lo que sigue para ella”.

Efectivamente, desde hacer historia destronando a Ronda Rousey en el UFC 193, Holm ha caído en picada. La miembro de Jackson Wink perdió tres veces seguidas luego de coronarse campeona, y aunque alternó victorias ante peleadoras como Bethe Correia y Megan Anderson, ya no parece dar la talla para desafíos más grandes.

“Sólo digo esto porque me importa como persona. Es increíble. Es algo de lo que probablemente debamos hablar”, concluyó White.