Crédito de Foto: Josh Hedges

A principios de esta semana el presidente del UFC, Dana White, reveló que Jon Jones tiene la opción de regresar en UFC 214 el 29 de julio para enfrentar a Daniel Cormier por el título de los semipesados, sin embargo, dijo que no será la pelea estelar del evento en caso que la pelea llegue a concretizar.

Le fue preguntado a White sobre el estado de Jones con relación a la potencial pelea, y una vez más confirmó que el ex campeón (con el reinado más largo en la historia del UFC) aún no se gana poder ser estelar en una cartelera de la promoción.

Es un gran problema en este momento y por eso dije que no encabezará una cartelera”, dijo White a “The Herd” el miércoles mientras hablaba de Jones. “Será una pelea co-estelar.”

No será pelea estelar… hasta que reconstruya la confianza de los consumidores y mía”.

La ira de White se debe al incidente ocurrido cuando Jones se debía enfrentar a Cormier en la pelea estelar del UFC 200, pero a tan solo días del evento, se reveló que había dado positivo a una sustancia prohibida. Jones fue suspendido más adelante por un año.

Jones, no ha respondido a la oferta de White de enfrentar a Cormier en el UFC 214, como pelea de regreso al octágono, sin embargo, de no tomar la pelea, Cormier se enfrentará a los poderosos puños del británico Jimi Manuwa, en busca de defender su título de peso semipesado por tercera vez.

¿Será esto suficiente para que Jon Jones comience a tomar las cosas más en serio? Habrá que verlo.