Es una realidad que la división de peso semicompleto de la UFC está casi en un punto muerto, con pocos prospectos jóvenes abriéndose camino a la élite de las 205 libras. Es una perspectiva que el campeón Daniel Cormier comparte: “Anthony “Rumble” Johnson, Jon Jones, Alexander Gustafsson y yo estamos en la cima, y no sé si el resto pueda competir”, le dijo DC a MMA Junkie Radio. La cuestión es que al campeón mucho no le importa: “Para mí no se trata del resto. Mi objetivo es vencer a Rumble, vencer a Jones y volver a vencer a Jones. Entonces habré logrado todo lo que podría haber logrado en el deporte”.

Yo quiero pelear con los mejores ahora, no tengo ningún interés en pelear con los demás. Quiero pelear con Jones, con Rumble”, siguió Cormier, que se prepara para enfrentar a Anthony Johnson en la estelar de UFC 210. De salir victorioso, la situación permitiría volver a buscar la revancha con Jon Jones cuando el ex campeón concluya su suspensión de un año. “También pelearía con Gustafsson, pero preferiría no hacerlo porque casi me mata la última vez, para ser honesto”, bromeó Cormier, anotó su única defensa del cinturón tras una dura pelea frente al sueco en UFC 192.

Tengo 37 años, voy a tener 38 el 20 de marzo, por eso no me preocupan los futuros contendientes. Que se preocupen del futuro los que tienen unos 20 o recién llegan a los 30”, siguió Cormier, que bien podría retirarse antes de tener que enfrentarse a alguna estrella ascendiente como Misha Cirkunov. Cirkunov viene de firmar un nuevo contrato con la promoción y el mismo Rumble Johnson respeta sus habilidades, pero el campeón no cree que tengan que verse las caras: “No me preocupa demasiado Cirkunov, para cuando esté listo para una pelea por el título yo bien podría haber terminado mi carrera”.

Participa de la conversación