Deiveson Figueriedo abandonó el UFC Fight Night Norfolk con las manos vacías, pero a pesar de eso está convencido de ser el campeón indiscutido de las 125 libras.

El brasileño no dio con peso de campeonato para su pelea del pasado sábado con Joseph Benavidez, y aunque logró noquear al tres veces retador en el segundo asalto, haberse subido con sobrepeso a la báscula durante los pesajes del viernes le costó la oportunidad de abandonar el estado de Virginia como el monarca de los Pesos Moscas.

En entrevista con Brett Okamoto de ESPN después del evento, Figuereido, quien se pesó 2.5 libras por encima del límite de la división, dijo ser el actual campeón por medio de su representante que también suele hacer de traductor.

“Yo soy el campeón. Gané la pelea. Lo que pasa es que no tengo el cinturón, pero gané la pelea titular. ¿Quién me va a decir que no soy el campeón? Pero lo que quiero ver ahora es cuando la UFC me va a poner a pelear por mi cinturón. Quiero tener el cinturón entre mis manos porque es mío. Vencí a todos. Ahora, UFC, la pregunta es, ¿cuándo me van a hacer pelear por mi cinturón?”

Con su nocaut sobre Benavidez, el ‘Deus da guerra’ mejoró su récord con la promoción a 7 – 1 y extendió su racha de victorias seguidas a tres.

Con el futuro de la división pendiendo de un hilo habrá que ver si la UFC le concede una nueva oportunidad titular a Figuereido.


Notas Destacadas