Si de algo sirvió el victorioso regreso de Donald Cerrone a las 155 libras fue para alimentar la posibilidad de un posible choque con Conor McGregor.

Cerrone, el peleador con más victorias, finalizaciones y bonificaciones en la historia de la organización, hizo su regreso a la división Peso Liviana con una contundente finalización sobre un joven prospecto como Alexander Hernández en el UFC on ESPN+ 1.

Impresionado por la performance de ‘Cowboy’, McGregor comentó en Twitter que por una pelea así pelearía contra él. Sin embargo, y a pesar que el propio Dana White reveló que si eso es lo que ambos quieren la pelea sucederá, ese no es el caso.

Aparentemente, y dado que no sería una pelea titular, la UFC está interesada en programar la pelea, pero no como una estelar. Joe Rogan comentó en su podcast que la contienda podría darse el 6 de julio, pero el hecho de que no sería la estelar es lo que ha evitado que McGregor estampe su firma en el contrato.

Esto fue corroborado por Cerrone a ESPN (vía MMA Fighting):

“Conor no peleará a menos que sea en un evento estelar. No sé si es algo de ego o estatus para él. A mí me importa un carajo. Yo peleará con quien sea, donde sea, y siempre lo demuestro. Supongo que es una prima donna y sólo acepta peleas estelares. No lo sé”.

En efecto, y a pesar de ser uno de los peleadores de más renombre en la promoción, Cerrone aceptó co-protagonizar la pelea estelar de las Preliminares del show inaugural de la UFC en ser emitido por ESPN el pasado mes de enero.

“Estábamos esperando a Conor para abril, pero dijo que no estaba listo. No sé cómo un día puedes decir, ‘Yo pelearé con quien sea, cuando sea, donde sea’, y al día siguiente decir: ‘No estoy listo’. Lo que más me molesta es que dejó de habla repentinamente después de decir todo eso. Lo entiendo, quieres mantenerte relevante, pero luego no puedes enmudecerte. Ponte los pantalones, perra. Firma el maldito contrato”.

Aunque Cerrone desea medirse a McGregor, especialmente por el sueldo que percibiría, no está dispuesto a esperar pasado el mes de julio:

“Yo llamo a la UFC y les digo qué hacer, luego ellos me dicen que cierre la boca. No tengo poder sobre nada. Lo que sí sé es que voy a pelear a más tardar en julio. No voy a esperar más allá de eso”.