Para alguien que suele pelear 4 y 5 veces al año, seis meses de vacaciones para Donald Cerrone es casi ponerlo en retiro.

Cerrone, que es uno de los luchadores más activos en la lista de UFC y normalmente pelea una vez cada dos meses, y ya está listo para enfrentarse al ex campeón welter Robbie Lawler el 8 de julio.

‘Cowboy’ quería pelear antes, pero afirma que el presidente del UFC, Dana White, le ordenó que se tomara un ‘tiempo’ luego de su brutal derrota por KO ante Jorge Masvidal en el UFC on FOX 23.

“Habría peleado antes, pero el presidente de la UFC, Dana White me puso en “espera por un tiempo”, dijo Cerrone a Brett Okamoto en el podcast de Five Rounds de ESPN.

“Después de la derrota contra Masvidal, ne dijo, ‘Tienes que tomarte un tiempo.’ Le pregunté si podía llamarle para una pelea y me dijo: ‘No.’ Le dije: “Por favor”, y dijo, “No.”

Para nosotros los espectadores, quizás las peleas sean algo entretenido, pero a Cerrone le causa un efecto indescriptible.

“No hay emoción en el mundo que se compare a una pelea”, dijo Cerrone. “Es más exitante que un paseo en montaña rusa, la emoción y la diversión que uno llega a tener. Y hago un montón de dinero haciéndolo, así que voy a ir en una juerga de gasto mas tarde.”

Gracias a los dioses de los combates, tendremos la pelea de Lawler contra Cerrone para el UFC 213 el 8 de julio, la cual será realizada en el T-Mobile Arena en Las Vegas, Nevada.


Comments

comments