ufc 225 robert whittaker
Crédito: Josh Hedges/Zuffa LLC/Getty Images

Horas antes del primer PPV del año, el UFC 234, se pudo conocer que, debido a una hernia abdominal, el monarca de las 185 libras, Robert Whittaker, no iba a poder defender su corona ante Kelvin Gastelum en la pelea estelar de la velada.

Aunque en ese entonces se pudo conocer qué era lo que aquejaba al campeón, el equipo del australiano, por medio de un comunicado, reveló exáctamente qué fue lo que le impidió defender su cinturón la tarde de ayer ante Gastelum:

“De parte de Rob, quisiéramos actualizar a los fans sobre su condición. La noche de ayer, cuando apenas eran las 21:00, Rob comenzó a experimentar un extremo dolor abdominal que se le fue notificado a los doctores de la UFC. Después de algunas horas de observación, fue internado en el hospital a las 03:00. Rob acaba de salir de una operación doble por un intestino colapsado en adición a una hernia intestinal, por lo que se estará recuperando en el hospital por algunos días. Rob hablará directamente con sus fans cuando pueda. Rob había insistido en que pelearía, pero nos dijeron que un golpe en su estómago podría ser fatal. Rob regresará más fuerte y listo para lo que esté por venir. Gracias a la UFC, a Kelvin y a su equipo por el profesionalismo”.

Esta no es la primera vez que Whittaker es incapaz de defender su cinturón en territorio australiano. En el UFC 221 iba a defender su corona ante Luke Rockhold, pero abandonó la pelea debido a una lesión y terminó siendo reemplazado por Yoel Romero.

Según Ariel Helwani de ESPN, dado la gravedad de la lesión y la seriedad de la operación, por ahora no hay una fecha de regreso estimada para Whittaker.