Fabricio Werdum ha tenido palabras cruzadas con Junior dos Santos, como es de esperar entre dos contendientes de la misma división, pero no se apresurará a juzgar a “Cigano” tras su posible dopaje positivo: “Creo que es una pena que haya pasado, hay que esperar al segundo exámen. Cualquiera puede tomar algo prohibido sin saberlo”, explicó Werdum a MMA Fighting, indicando que a pesar de su rivalidad no tiene motivos para hablar mál de dos Santos. “Tenemos que esperar para saber qué pasó. Si de verdad usó algo tiene que pagar por ello y no pelear, lo que es una lástima”.

Werdum, que fue testeado cuatro veces en lo que va del año comparado con las ocho de Cigano, cree que las medidas de la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA) son demasiado rigurosas: “USADA es demasiado estricta a veces. Los exámenes son más estrictos que en las olimpíadas, nunca vi algo así. No tiene por qué ser así”, expresó “Vai Cavalo”, que no ha tenido un solo problema de dopaje en una carrera de 15 años. “Podrían mejorar, permitir cosas que ayuden a la recuperación. No digo esteroides o cosas que afecten al desempeño, sólo ayudar a la recuperación. Entrenamos demasiado duro”.

La perspectiva de Werdum se debe a su amistad con Lyoto Machida. El karateka fue suspendido 18 meses por informar, por cuenta propia, que había usado un suplemento con una sustancia recientemente prohibida. “A veces ni siquiera sabemos que estamos tomando algo ilegal. Hay que chequear todo lo que consumimos, hasta la comida”, cerró Werdum, que tiene programado un encuentro con Derrick Lewis en UFC 216 el siete de octubre. “La gente siempre asume lo peor pero no siempre es así. A veces son cosas como lo que pasó a Lyoto. Es absurdo que haya perdido casi dos años por eso”.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)