Herrig mostró un excelente desempeño frente a una deslucida Grasso. Crédito: Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports.

Tras vencer de manera convincente a Alexa Grasso en UFC Fight Night 104, Felice Herrig esperaba avanzar un poco dentro de la jerarquía de la división. “Lil Bulldog” pensó que un triunfo sobre una prospecto invicta le dejaría tomar algo de impulso, pero ahora se pregunta qué le espera tras que la promoción la puso frente a Justine Kish (2-0 UFC) en UFC Fight Night 112. “No sé qué planes tenga la UFC para mí. Depende de ellos, yo sólo quiero seguir mejorando”, dijo Herrig en una entrevista con MMA Junkie. “Pensé que ganarle a Grasso me iba a poner en la carrera para una pelea de título y no fue así”.

Sé de lo que soy capaz y sé que soy una pelea difícil para cualquiera, pero no sé si lo valoren”, siguió Herrig. En defensa de la UFC, dos triunfos consecutivos rara vez ponen a alguien en posición de pelear por un cinturón. Además, la división de peso paja de la empresa cuenta con peleadores del calibre de Claudia Gadelha, Rose Namajunas y Karolina Kowalkiewicz en la cima y buscando arrebatarle el título a Joanna Jedrzejczyk. “Creo que los fanáticos que de verdad siguen el deporte saben que los rankings no significan mucho, pero a veces me siento pasada por alto”.

Creo que a través de los años me establecí como una auténtica peleadora. La gente me pone las etiquetas que quieren y lo que sirve para promocionar la pelea”, cerró Herrig, que ya tiene 32 años y lleva ocho compitiendo de manera profesional. Ahora, Lil Bulldog busca salir adelante y hacer su marca en el deporte empezando por Kish este domingo. “No me molesta ser la underdog. Me quita presión de encima”.