Bellator 206 Gegard Mousasi
Crédito: Bellator MMA/DAZN

Hay peleadores que aman tanto el deporte que no saben cuándo colgar los guantes. Y hay otros como Gegard Mousasi que compiten para coleccionar cheques.

De cara a su segunda defensa titular en el Bellator 223 ante el brasileño Rafael Carvalho Jr., Mousasi, con la honestidad que lo caracteriza, habló con los medios y no tuvo problemas en confesar la razón por la cual sigue compitiendo:

“Peleo para que me paguen. No hago esto porque ame mucho el deporte”, admitió Mousasi a MMA Fighting durante el día de medios de Bellator. “No estoy loco. Mi motivación si derroto a estos sujetos, si sigo ganando, es que mis cheques incrementará hasta que mi contrato se acabe. Esa es mi motivación. Es mi trabajo”.

Precisamente el dinero fue uno de los motivos por los cuales Mousasi abandonó la UFC a pesar de estar al borde de una oportunidad titular y en una racha de cinco victorias al hilo.

“Entre mejor te va, mejor te pagan. Es lo mismo con los doctores y los abogados. Si eres un mejor abogado, harás más dinero. Eso es lo que intento hacer. Quiero ser el mejor peleador que pueda ser para derrotar a estos sujetos y obtener mejores contratos. Eso es lo que me mantiene a flote. Pelear no es mi vida”.

A pesar que Mousasi defendió su cinturón ante el actual campeón Peso Welter de la promoción, Rory MacDonald, no tendría problemas en cortar peso hasta las 170 libras o competir en la división Completa siempre y cuando el dinero sea el adecuado”

“Querían pautar una pelea con Ryan Bader antes de la de Lovato, y dije, ‘está bien, páguenme más’. Les he dicho, ‘si me pagan más competiré como un Peso Welter’. Si no me quieren pagar más, está bien. No necesito hacer locuras. Si bajo a la división Welter tendría que hacer algunas locuras, requeriría mucho de mi energía. Si subo, pelearía contra sujetos más grandes y fuertes que particularmente no serían buenas peleas para mí, pero estoy dispuesto a pelear con cualquiera”.

El Bellator 223 se celebra mañana sábado desde la SSE Arena en Londres, Inglaterra.