En 2019, el ex – campeón canadiense se alejó del deporte. La decisión del “GSP” de retirarse se produjo después de fallidas negociaciones entre St-Pierre y el UFC para una pelea que lo vería competir contra Khabib Nurmagomedov.

A menudo es elogiado por retirarse mientras aún estaba en la cima, ya que estaba en una racha de 13 victorias consecutivas y ya había sido campeón en las divisiones de peso welter y mediano.

En una reciente entrevista con el South China Morning Post para discutir su incorporación al Salón de la Fama de UFC, St-Pierre nuevamente se sumergió más profundo y más personal de lo que cabría esperar, esta vez sobre sus razones para colgar sus guantes.

“No me retiré porque no puedo pelear más. Podría pelear de nuevo si quisiera y creo que probablemente podría ser uno de los mejores, tal vez el mejor. Pero me detuve por el estrés. Fue un sentimiento insoportable para mí, así que nunca lo disfruté, el momento de competir y pelear. Eso es algo que, un poco, lamento. Debería haberlo disfrutado más”

“En mi deporte hay mucha guerra mental. Se hace mucho trash talking. Hay mucha intimidación. Muchos de mis oponentes intentaron intimidarme. No funcionó. Siempre he tenido miedo, por supuesto, pero tengo miedo de no ser lo suficientemente bueno, de no rendir o de no ser tan bueno como quiero ser. Eso es lo que me da miedo. Tengo miedo de mí mismo de alguna manera”

Georges St-Pierre siempre ha estado abierto a un posible regreso contra el invicto campeón de peso ligero, Khabib Nurmagomedov. “The Eagle” está listo para enfrentarse, pero el UFC no muestra signos de interés en organizar el enfrentamiento. A día de hoy St-Pierre se siente satisfecho con su legado.

“El luchador es siempre la última persona en saber cuándo retirarse. Entonces, una de las cosas que no quería hacer es retirarme demasiado tarde. Sí, nunca dices nunca, pero para mí en este momento estoy muy satisfecho con lo que he hecho”


Notas Destacadas