Tras ser noqueado por Santiago Ponzinibbio en la estelar de UFC Fight Night 113, el peso welter Gunnar Nelson argumentó que fue víctima de piquetes de ojos que le impidieron defenderse. Sus comentarios fueron apoyados por su equipo incluyendo a John Kavanagh, entrenador de Conor McGregor quien compartió videos como evidencia, pero no por la UFC, que reguló el evento por la falta de comisión atlética formal en Escocia. El management de Nelson, a cargo de Paradigm Sports, intentó apelar el resultado y no tuvo éxito, y publicó un mensaje en Facebook al respecto:

Nos decepciona la decisión de la UFC de mantener el resultado de la pelea del 16 de julio del 2017 entre nuestro cliente, Gunnar Nelson, y Santiago Ponzinibbio. Aunque entendemos que es difícil cambiar el resultado de un encuentro, mantenemos que los evidentes piquetes de ojos de parte de Ponzinibbio fueron un factor importante en el final de la pelea, y el último ciertamente fue un foul que cerró el encuentro ya que Gunnar no tuvo oportunidad de avisar al referí.

Una aplicación más estricta de las Reglas Unificadas de las MMA debería haberse aplicado en este caso para considerar la pelea un Sin Resultado. Apoyamos a Gunnar y a Team Nelson, y esperamos que esta desafortunada situación lleve a una aplicación más cuidadosa de las reglas sobre piquetes de ojos, ya que la rectitud y la salud de los peleadores siempre debe ser una prioridad.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)