La llegada de Ronda Rousey a la WWE ha despertado el interés de peleadores incursionando en la lucha libre.

Esta vez fue Jessica Eye, quien asistió al Cleveland Knights Championship junto al campeón J-Rocc Daddy, en una batalla ante el gigante de 400 libras Kongo Kong.

Jessica Eye trató de atacar a Kong, pero evidentemente por diferencias de tamaño, no pudo hacer ningún tipo de daños. Todo era parte de un plan, para distraer al gigante y luego su compañero J-Rocc Daddy pudiera atacarlo de sorpresa.