Como alguna vez dijo Daniel Cormier en la antesala de su defensa titular ante Volkan Oezdemir que tuvo lugar en el UFC 220, hay niveles en esto que conocemos como las MMA, y Jessica Eye demostró la noche de ayer no merecer compartir el octágono con una peleadora del calibre de la actual monarca Peso Mosca y ex-retadora al cinturón Peso Gallo, Valentina Shevchenko.

Y es que el brutal nocaut que Eye terminaría sufriendo de una patada a la cabeza se debe al matchmaking, el cual no le hizo ningún favor. Después de perder cuatro peleas al hilo en las 135 libras – cinco si contamos sus últimas seis -, Eye regresó a la división Peso Mosca, pero ni ahí demostró estar lista para una pelea titular, ya que si bien ganó tres peleas seguidas, dos de ellas fueron por Decisión Dividida.

Tras haber recobrado la conciencia de uno de los nocauts más feos que se han visto últimamente, Eye agradeció a sus seguidores en Twitter por su apoyo e incluso a la campeona:

“A mis verdaderos seguidores: gracias por todo lo que hacen por mí. Me encuentro bien y gracias por preocuparte por mí. Tuve un gran campamento y me sentí mejor que nunca. Cometí algunos errores que me costaron mucho. Las MMA pueden ser duras a momentos pero esto es a lo que me metí”.

“Felicitaciones a @BulletValentina. Esa fue una increíble patada a la cabeza. Me encuentro agradecida por haber compartido la jaula contigo”.