johny hendricks
Crédito: Jeff Sherwood/Sherdog.com.

El ex campeón de peso welter Johny Hendricks se prepara para su tercer pelea de peso medio este sábado en UFC 217, buscando romper un mal período de su carrera. “Bigg Rigg” está 1-4 en sus últimas cinco peleas y hasta no dió el peso en la última a pesar del cambio de división, pero en la previa para el sábado se lo vió enérgico y de buen humor: “Esta vez voy a estar bien de salud. No estoy gordo, no estoy enfermo, estoy tranquilo”, dijo Hendricks a los medios el miércoles. “Cuando no me enfermo es un corte de peso fácil. Un corte de peso fácil significa una buena pelea para mí”.

El ex campeón bromeó sobre la enfermedad que le impidió dar el peso en UFC Fight Night 112, indicando que ocultó la situación por sus deseos de competir. Y en cuanto a tener una buena pelea, a Hendricks no le impresiona su rival Paulo Borrachinha: “Sí, es un ser humano de gran tamaño, parece que le da de comer a sus músculos, pero eso es todo. Eso no significa nada”, dijo Hendricks, que durante sus días de éxito en los pesos welters era conocido por su poder. “Todos se veían mejor que yo en las 170 libras y nadie era más fuerte que yo. Veremos si le sirven los músculos el sábado”.

Una de las principales maniobras de Bigg Rigg para salir de su actual declive fue cambiar de gimnasios, preparándose en la famosa academia JacksonWink, decisión que el ex campeón cree dará frutos: “Una de las razones por las que fui a JacksonWink es porque ya pelearon contra mí. Ellos saben que peleador era y que peleador quiero ser”, explicó Hendricks, indicando también que disfrutó de su tiempo en el equipo. “Jackson y Winkeljohn son muy inteligentes, siento que si me dan un año con ellos y mi entrenador de boxeo Tony Cabello, no creo que nadie pueda ganarme”.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)