Jon Jones
Crédito: Ethan Miller/Getty Images

Los problemas fuera de la jaula siguen siendo los mayores adversarios de Jon Jones. Durante una audiencia que se llevó a cabo hoy martes por su caso de dopaje en UFC 214, cuando dio positivo por el esteroide oral Turinabol, la Comisión Atlética de California (CSAC por sus siglas en inglés) votó de manera unánime para revocar la licencia de competidor del ex campeón de peso semicompleto y le aplicó una multa de 205 mil dólares.

Jones todavía enfrenta sanciones de parte de la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA), que maneja las políticas antidopaje de la UFC, y cómo reincidente tras su caso en UFC 200 “Bones” podría recibir una suspensión de cuatro años. Andy Foster, ejecutivo de la CSAC, recomendó que el ex campeón no pueda presentar la aplicación para recuperar su licencia hasta la conclusión de su caso y suspensión con USADA.

La defensa de Jones argumentó que el peleador no tomó el esteroide a sabiendas, y se centró en que el ex campeón pasó exámenes antidopajes tanto previos como posteriores a dar positivo como prueba de uso accidental. Sin embargo, 15 suplementos de Jones fueron testeados junto con cremas de masajes y ninguno de estos estaba contaminado con la sustancia prohibida.

Durante la audiencia, el peleador de 30 años admitió que nunca hizo sus tutoriales antidoping de USADA a pesar de que estos estaban firmados por el, e indicó que sus representantes los falsificaron en su nombre. La revocación de la licencia de Jones fue notada en la base de datos de la Asociación de Comisiones de Boxeo y Deportes de Combate de los Estados Unidos, lo que le impide competir dentro del país hasta que la recupere.

También te puede interesar

5 peores cortes en la historia de las MMA