Jon Jones
Crédito de la imágen: Rod Mar/ESPN.

Jon Jones ha estado en el limbo desde que testeó positivo por sustancias prohibidas pocos días antes de enfrentar a Daniel Cormier en UFC 200, pero “Bones” podría regresar más pronto de lo esperado. Según declaraciones de su abogado Howard Jacobs a The Luke Thomas Show, el equipo del ex campeón de peso semicompleto “determinó que un producto que Jon usó estaba contaminado con las sustancias prohibidas, y exámenes de la USADA lo confirman”. De acuerdo a Jacobs, esto dejaría al rango de la posible sanción “entre una advertencia como mínimo y un año como máximo”.

Jones negó haber usado sustancias ilegales a sabiendas desde un principio, y la misma Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA por sus siglas en inglés) estableció que Bones enfrentaría una suspensión reducida por las circunstancias del caso. “Esto definitivamente debería reducir la sanción de manera significativa, por como están escritas las reglas antidopaje de la UFC”, siguió Jacobs. “No se puede decir que uno no está en falta si consume un suplemento que estaba contaminado, pero si se puede discutir que uno no cometió una falta grave y pedir una sanción reducida”.

Es un caso similar al de Yoel Romero, que recibió una suspensión de seis meses tras demostrar que consumió un producto contaminado. “La diferencia es la sustancia involucrada en el caso de Romero, que lleva una sanción máxima de dos años mientras que en nuestro caso es sólo un año”, explicó Jacobs al respecto. Jones testeó positivo por bloqueadores de estrógeno, que pueden usarse para mitigar los efectos secundarios de drogas para mejorar el rendimiento. “USADA lo investigó y llegaron al acuerdo que una sanción de seis meses era lo apropiado para el caso”.

Aunque todavía tiene una audiencia disciplinaria frente a la Comisión Atlética de Nevada el 10 de noviembre, considerando estos factores no sorprendería que Jon Jones esté listo para pelear temprano el año que viene.


Comments

comments