El anticipado encuentro entre Jon Jones y Daniel Cormier por fin sera realidad el 3 de enero de 2015 en el UFC 182 en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, Nevada.

Ha sido una larga espera con un par de cancelaciones de por medio, pero finalmente regresará Jon Jones al octágono en búsqueda de otra defensa de su título de peso semicompleto contra posiblemente su rival más complicado, el invicto Daniel Cormier.

Con la revancha de Jones ante Alexander Gustafsson programada y cancelada subsecuentemente debido a una lesión del retador, el reemplazo lógico apareció en Cormier. Pero la pelea, fijada para septiembre 2014, se pospuso con una lesión de Jones, y ahora las dos estrellas abrirán el 2015 de manera explosiva.

Jones ha sido el campeón más jóven de UFC

Pelea tras pelea, siempre se dice lo mismo, viene “la pelea más importante de su carrera”, “el rival más complicado de su carrera”, o algo por el estilo; pero Jones ha enfrentado a los nombres más grandes de la división, arrebatándole el título a Mauricio “Shogun” Rua con tal sólo 23 años de edad y convirtiéndose en el campeón más joven en la historia del UFC; y después defendiendo el cinturón ante Quinton Jackson, Lyoto Machida, Rashad Evans, Vitor Belfort, Chael Sonnen, Alexander Gustafsson, y Glover Teixeira.

Jones (20-1), sin duda enfrentará un reto mayor, un complicado rival que tiene todas las habilidades para sorprender y convertirse en campeón. Llega al combate invicto gracias a un combinación de lucha con un kickboxing veloz, y todo esto en expresiones explosivas. Daniel Cormier es un auténtico peligro en todos los aspectos de la pelea. Pero a sí es la vida de un campeón, especialmente uno longevo que ya tiene siete defensas de su título. Año tras año, Jones ha mostrado ser el mejor, aún enfrentando a los mejores.

Strikeforce World Grand Prix Semifinals

Cormier, sin embargo, ha hecho algo semejante, medallista como luchador olímpico, apenas lleva cinco años cumplidos desde que debutó como peleador profesional, pero no ha conocido la derrota, y ni un solo round ha perdido. No es tarea fácil, menos si es en contra figuras como Jeff Monson, Antonio Silva, Josh Barnett, Frank Mir, Roy Nelson, antes de bajar a peso semicompleto y derrotar a Dan Henderson. Cormier ha logrado incorporar sus habilidades de lucha al juego de las artes marciales mixtas, y su atlética naturaleza le ha permitido desarrollar una pelea de pie limpia y efectiva sin perder velocidad ni dejar su lucha a un lado.

Exponiendo su invicto, y aún derrotando a peleadores de renombre, para Cormier (15-0), enfrentar a Jones es su mayor reto, su rival Cormier es excampeón pesado de Strikeforce
más grande, y su pelea más importante de su carrera.

Cormier es excampeón pesado de Strikeforce

El contraste de fisionomía es evidente tan sólo recordarlos sobre el octágono, pero se evidencia en cada aparición frente a los medios y los careos publicitarios. Hay una gran diferencia entre un alongado Jones de 1.93 metros de altura que además figura por su largo alcance, y un robusto Cormier de 1.80 metros.

Jones utiliza bien su altura y alcance para mantenerse lejos de sus oponentes, permitiendo leer sus movimientos y mantener su pausado ritmo de pelea. La creatividad de su pateo desconcentra a sus rivales, sus filosos codos tienen el alcance de un puño normal, y su tranquilidad y capacidad de adaptarse en la pelea lo ha llevado de victoria en victoria. Cormier deberá contrarrestar no sólo la fisionomía, sino el ritmo de pelea, aprovechando su explosividad para cerrar la distancia con sus combinaciones veloces, metiendo sus característicos derribos para mantener a Jones en la defensiva y sorprender de una manera u otra. ¿Podrá Cormier lograr darle el giro inicial al 2015, o seguiremos viendo cómo marca el paso el dominio de Jones?

Síganme en Twitter: @DjatmikoWaluyo


Notas Destacadas