El cubano se consagró como una de las grandes estrellas de la organización.

El welterweight aceptó con una semana de aviso enfrentar a Kamaru Usman en la pelea estelar de UFC 251, pero un reporte de The Athletic reveló, que el evento fue exitoso en concepto de ventas de PPV.

Mike Coppinger reveló, que el evento obtuvo 1,3 millones de ventas de PPV, convirtiéndose en uno de los eventos más vendidos en la historia del MMA y el más exitoso desde que está no involucrado Conor McGregor.

Tras la noticia, Jorge Masvidal fue a su cuenta de Twitter para agradecer a los fanáticos que compraron el evento, e incluso reconoció a quienes querían ver su estrella disminuida.

“La abrumadora cantidad de apoyo que he recibido antes, durante y después de este viaje ha sido humillante. Todavía tengo muchos objetivos por cumplir. Todos ustedes que sintonizaron para verme ganar, gracias. Los que sintonizaron para verme perder, gracias”, dijo Masvidal. “Quiero agradecer a Dios por permitirme poder mantener a mi familia durante un momento de crisis y lo mejor está por venir”.

Los números justifican la postura de Masvidal, quien declaró que no iba ver acción hasta que fuera compensado como él merecía. El llego a un acuerdo con la organización despues que Gilbert Burns quedará fuera de la cartelera tras dar positivo por coronavirus.


Notas Destacadas