Tras ser dominado por Kamaru Usman en el UFC 251, hay algo que no figura dentro de los planes de Jorge Masvidal: una pelea con su ex-compañero de equipo en American Top Team, Colby Covington.

En su contienda número 49 como profesional, Masvidal perdió por decisión unánime en la que fue su segunda oportunidad titular en una promoción mayor de MMA.

Con la intención de asegurarse una revancha con el africano, ‘Gamebred’ mencionó en la conferencia de prensa después del PPV que debe ganar una pelea más, pero no le interesa que sea ante Covington.

“Sin contarte a ti y algunos otros periodistas, nadie conoce a ese sujeto”, respondió Masvidal en relación a la idea de enfrentar al ex-campeón interino. “Lo acaba de finalizar el sujeto contra el que acabo de pelear con seis días de aviso. Le rompieron la mandíbula y se fue corriendo. No creo que está en este nivel, pero no sé con quién será. El que haga más sentido para nosotros, supongo”.

Precisamente Covington viene de medirse a Usman en una de las mejores peleas del 2019. El ex-ATT fue finalizado por TKO en el quinto asalto del UFC 245, lo cual representó su segunda derrota sobre el octágono.

Masvidal y Covington compartían cuarto desde el 2011, pero desde que este último ganó el cinturón interino de la división a mediados del 2018 la relación de ambos peleadores se fue deteriorando al punto que ya no podían ni entrenar en horarios similares.


Notas Destacadas