La semana pasada aconteció un reporte que aseguraba que la UFC estaba a punto de concretar el anticipado regreso de Nick Diaz al octágono luego de cuatro largos años. La pelea sería ante Jorge Masvidal en el UFC 235 en Las Vegas, Nevada, pero tratándose de uno de los hermanos Diaz, el reporte, sin importar la fuente, no es tan viable que digamos.

Charlando con Brett Okamoto de ESPN, Masvidal, quien se ha mantenido alejado del octágono por más de un año, dio sus razones de porqué le gustaría pelear con cualquiera de los hermanos:

“La UFC nos ofreció a Nick Diaz y nosotros obviamente aceptamos. También me encantaría pelear contra Nate porque esos tipos son unos sementalaes, hombre. Pura voluntad. No son los más habilidosos de la división, pero probablemente tienen la más grande voluntad. Puedes apalearlos, el dolor y la fatiga no importan. Y yo tengo muchas de esa cualidades. Mis fans saben que cuando entro al octágono lo hago para morir intentando”.

Masvidal, un veterano de 34 años de raíces cubanas y peruanas, entrena para American Top Team y ha peleado alrededor de todo el mundo en otras promociones como Bellator y Strikeforce. Sostiene un récord como profesional de 32 – 13 (9 – 6 dentro de la UFC) y ha derrotado a nombres notables como Donald Cerrone, Ross Pearson y Michael Chiesa. De sus seis derrotas dentro del octágono, cuatro han sido vía Decisión Dividida. Su más reciente pelea fue ante Stephen “Wonderboy” Thompson en el UFC 217 el 4 de noviembre del 2017.

Diaz, por su lado, a pesar de tener un récord negativo dentro de la UFC (1 – 1 – 2), es uno de los peleadores más populares de la organización por su pasado en otras promociones como Strikeforce, PRIDE y Dream. 26 – 9 – 2 como profesional, la última vez que se lo vio sobre un octágono de la UFC fue cuando perdió vía Decisión Unánime ante Anderson Silva. La pelea fue revertida a un no contest cuando Silva dio positivo por drostanolona y Diaz por marihuana.