En los casi diez años que lleva compitiendo para la UFC, Joseph Benavidez sólo había sido noqueado una vez: cuando retó por segunda vez a Demetrious Johnson en una pelea titular que tuvo lugar en el UFC Fight Night Sacramento.

Sin embargo, el veterano de 35 años volvió a experimentar lo que es ser finalizado cuando el sábado pasado se midió a Deiveson Figuereido en el UFC Fight Night Norfolk.

Antes del golpe que acabaría con el sueño de ser campeón del tres veces retador, las cabezas de ambos Pesos Moscas chocaron, con Benavidez recibiendo la peor parte y un feo corte que le provocaría sangrado.

Días después de la contienda, Benavidez está seguro que aquél accidente sí influyó en su derrota.

«El cabezazo fue el fin de la pelea», dijo el texano a MMA Fighting. «No me apagó las luces, pero luego de ser finalizado y ponerme de pie se sintió como una repetición. Ni sabía que había recibido un cabezazo porque había quedado sentido. Estas completamente fuera de sí. Eso fue todo. Es lo mejor que puedo decir. Cuando ves que pasa un TKO y es algo así como, ‘Un uppercut lo dejó sentido’, básicamente lo que él tiene que hacer es ir a por el blanco. Ese fui yo, pero en vez del uppercut fue el cabezazo».

A pesar de haber fracasado por una tercera vez en capturar el cinturón de la división, Benavidez comenta que no le importa recibir las oportunidades que sean necesarias con tal de cumplir con su meta.

«Obviamente quiero la maldita revancha. No tengo miedo. No le tengo miedo a la maldita grandeza. No le tengo miedo al fracaso. No le tengo miedo a nada eso. Tengo suerte de tener las oportunidades que he tenido. Algunas personas nunca tienen la oportunidad de pelear por el título. ¿Creen que tengo miedo de ir por una cuarta maldita oportunidad? ¿Quinta? No. Esa es la meta».


Notas Destacadas