Jussier Formiga tuvo una noche perfecta en Perth, y tiene las esperanzas que sus actuaciones recientes conduzcan a una oportunidad por título.

Formiga derrotó a Ben Nguyen de manera impresionante en el UFC 221, derribándolo a su oponente con un golpe giratorio y luego lo puso a dormir con un mataleón. Aunque el golpe que comenzó todo no estaba planeado, el peleador brasileño apunta que fue una técnica que ha entrenado bastante.

“No fue un golpe de suerte o simplemente un instinto, como algunos pensaron, fue algo que entrené duro”, dijo Formiga a MMA Fighting. “He estado usando golpes giratorios desde mi pelea con Ray Borg en Fortaleza. Sabía que Nguyen esperaba que fuera por derribos, así que tuve que mezclar patadas y golpes en esta pelea.”

Formiga ahora ha ganado seis de sus últimas ocho peleas, y actualmente lleva una racha de dos peleas por sumisión sobre Nguyen y Yuta Sasaki en los últimos seis meses. Justo después de la victoria en el UFC 221, el peso mosca de 32 años siente que deben darle una oportunidad ante el monarca de la división y mejor peleador libra por libra en la actualidad, Demetrious Johnson.

¿Qué más tengo que hacer?“, Pregunta. “Fui a Japón y terminé con un tipo que estaba despachando a todos, y ahora vine a Australia y derroté a uno de los primeros 10, un peleador popular, así que creo que he demostrado que puedo convertirme en el próximo contendiente y luchar contra Demetrious”.

La situación en la división de los pesos moscas es un poco confusa. Mientras que Johnson está discutiendo una posible defensa del título contra el campeón de peso gallo T.J. Dillashaw, hay otros que piensan que la división no posee un contendiente genuino que pueda darle batalla a “Mighty Mouse“.

¿Tienen alguien en mente?

Síguenos en Twitter, dale me gusta a nuestro Facebook y subscribete a nuestro canal de YouTube.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)